Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

Los vecinos de la avenida de Navarra se unen para buscar una solución para sus aceras

Los presidentes de varias comunidades de vecinos de la calle han convocado el viernes una reunión para hacerse oír y conseguir la adecuación de las aceras, cuyo asfalto presenta grietas y socavones.

Estado de las aceras en la avenida de Navarra
Estado de las aceras en la avenida de Navarra
L. R.

El mal estado de las aceras de la avenida de Navarra es una queja constante desde hace años entre quienes viven en esta calle y la transitan a diario. La ausencia de baldosas, el asfalto agrietado y los charcos que se forman en ella cada vez que llueve son alguna de las cuestiones que preocupan a los vecinos, que han decidido unir sus fuerzas y convocar una reunión para barajar posibles actuaciones al respecto (este viernes, a las 19, en el Centro Cívico Delicias) . “La idea es trasladar a los vecinos los pasos que hemos ido dando y coordinarnos para que se nos oiga más en el Ayuntamiento”, explica Manuel Alonso, presidente de la Asociación de Vecinos Avenida de Navarra.

El encuentro se celebrará el viernes a las 19.00 en el salón de actos del centro cívico de Delicias. Es una iniciativa que ha surgido de los propios presidentes de las comunidades de vecinos de la avenida, que hace tan solo un par de meses se constituyeron como asociación. “En octubre presentamos la solicitud y en enero la aprobaron. Tenemos ya un importante número de socios”, apunta Alonso, que considera que esta era la mejor manera de tener un mayor poder de interlocución con el consistorio. Ahora, la entidad está realizando las gestiones pertinentes para ver si el Área de Participación Ciudadana permite a los propietarios de un lado y otro de la avenida –los pares pertenecen a la Junta de Distrito de La Almozara y los impares a la de Delicias- formar parte de la misma asociación, ya que el problema afecta por igual a los vecinos de ambos lados. “Pasa gente mayor con andadores y el estado de las aceras se lo dificulta mucho. Tenemos constancia de que ha habido tropezones y caídas”, apunta Alonso.

Tampoco saben con certeza si la construcción de Torre Zaragoza, el rascacielos más alto de la ciudad, será un revulsivo para que se ejecute la adecuación de las aceras, pero lamentan que se le esté dando tanta promoción mientras se dejan de lado otras actuaciones. “Nos parece paradójico. No entendemos que se alardee tanto de ese edificio y que a 50 metros de él tengamos las aceras como las tenemos”, apunta. Por estos motivos, Alonso anima a todos los vecinos de la zona a acudir al encuentro del viernes y a hacer ruido para ser oídos por la administración. “Solo si les trasladamos el problema y les hacemos saber que nos sentimos agraviados con respecto a otras partes de la ciudad nos harán caso”, concluye.

Los residentes de la avenida de Navarra consideran que “es la gran olvidada” de la ciudad. Creen que “nadie le presta atención” y que ha sufrido una serie de trabas a lo largo de su historia que han impedido, hasta el momento, el ansiado arreglo de sus aceras. La primera es que, hace unas décadas, la avenida Navarra se consideraba carretera nacional y, por tanto, era competencia del Ministerio de Obras Públicas. A raíz de la Expo, pasó a manos de una sociedad, pero por aquel entonces se priorizaron otras actuaciones en detrimento de la mejora de la avenida. En los últimos años, el encargado de parchearla y realizar trabajos puntuales ha sido el Ayuntamiento. En 2017 llevó a cabo la mejora del tramo entre Pilar Sinués y Juan XXIII, pero la asociación considera que no es suficiente. “Es una décima parte de lo que hay que arreglar”, lamenta Alonso.

La posibilidad de que la segunda línea del tranvía discurra por la avenida tampoco juega en favor de los vecinos, ya que consideran que es “un freno para dar una posible solución al problema”.

Estado de las aceras de la avenida de Navarra
Estado de las aceras de la avenida de Navarra
L. R.

“Solo recibimos excusas”

La asociación, que ha mantenido contactos con los diversos partidos políticos para conocer su postura ante esta situación, también ha participado en las últimas Juntas de Distrito de La Almozara, aunque Alonso asegura que lo único que han recibido como contestación han sido excusas. “Dicen que hay que hacer una reforma integral, con el elevado coste que ello supone, pero nosotros solo pedimos que se pavimente de manera adecuada. Que la intención de reformarla de manera íntegra no nos haga esperar diez años más”, apunta.

Otro de los argumentos que les dan es que bajo las aceras hay tuberías de fibrocemento muy antiguas que impiden que pueda emplearse maquinaria pesada por el riesgo de rotura. Una explicación que no convence a los vecinos, ya que aseguran que tanto en las obras de 2017 como en algunas posteriores se han utilizado estas máquinas sin que pasara nada.

Etiquetas
Comentarios