Despliega el menú
Zaragoza

Villarroya de la Sierra: torreones y buen vino

La localidad tiene una plaza de toros, la Dula –con forma cuadrada y en la que se organizan festejos populares–, y una rica historia pespunteada por los restos medievales de su estructura amurallada.

Vista de Villarroya de la Sierra y el torreón del Rey desde el mirador situado en el Torreón de la Reina.
Vista de Villarroya de la Sierra y el torreón del Rey desde el mirador situado en el Torreón de la Reina.
Laura Uranga

En Villarroya de la Sierra llegó a haber 3.000 personas hace algunas décadas. Mario Sancho nació en la localidad hace 38 años, y cuando era niño, el censo alcanzaba las 1.000 personas. "Las cosas han cambiado, nos hemos quedado pocos; de mis amigos de toda la vida, solo estamos dos aquí, todos los demás andan por Zaragoza; yo, eso sí, estoy muy contento de haber podido quedarme". Mario es el encargado de la embotelladora de la Bodega Virgen de la Sierra, fundada en 1954 y que está entre las más antiguas de la D.O. Calatayud.

"Quedamos unos 60 socios, pero llegó a haber 400; andamos por el millón de kilos de uva, cuando llegaron a recogerse cinco millones en su día. Eso sí, puede decirse que actualmente somos el pulmón del pueblo. Hay algo de almendro y cerezo en el término, pero son cultivos secundarios en comparación con la vid. Antes había una industria de cableado que trabajaba para Opel, estábamos unos 60 jóvenes del pueblo allá, pero cerró hace 20 años; yo llegué a trabajar allá de chaval. Cuando aquello se cerró, apareció la posibilidad de contar con una plaza aquí; me presenté, me cogieron y aquí llevo media vida. Me fue gustando todo esto, y ahora estoy encantado; la transformación de la uva es un proceso muy bonito".

Villarroya de la Sierra: torreones reales, buen vino y una plaza de toros cuadrada

La bodega ha ganado varios premios Bacchus de Oro y Plata en el último lustro. Su marca Albada es una de las más reconocidas de toda la D.O. "Tenemos vinos jóvenes con 100 por 100 de garnacha, y ahora nos hemos embarcado en un proyecto con garnachas viejas, elaborando por parcelas y fincas; lo llamamos vino de paraje. Se han hecho algo más de 1.000 botellas del paraje de la Cañadilla, otras 2.000 del paraje de Llano de Herrera y otro  grupo de vino de Finca, todo sin ‘coupage’ por política nuestra. Exportamos sobre todo a Alemania, Estados Unidos, Canadá, Australia, Holanda... allí teneos mucha entrada en supermercados; también teneos salida en Bélgica, y en Japón contamos con un distribuidor especialmente dedicado, ya que es de Calatayud; lleva muchos años por aquellas tierras y nos mueve muy bien. Con Albada y Cruz de Piedra, nuestras marcas, abarcamos una oferta completa, y la mostramos con actividades de enoturismo y catas".

Las fiestas y los toros

La temporada de festejos populares en Aragón ha comenzado estos días, sobre todo con las hogueras de San Antón y San Sebastián. En Villarroya se celebra San Babil el 24 de enero, y la hoguera ya está preparada en la plaza de toros de La Dula, que tiene la particularidad de ser cuadrada. "En tiempos había cinco hogueras para San Babil, una por barrio, pero ahora hay solamente una. También es muy importante la fiesta taurina que organiza la peña El Salcedo en agosto, se juntan 2.000 personas aquí, y todavía es más concurrida que la Feria de septiembre. La fiesta de La Virgen de la Sierra también tiene importancia en los días de Pascua, con subida a la ermita".

Todavía en pie

Los torreones geminados del pueblo tienen su historia. El del Rey está lleno de bodegas, corrales, lagares y viviendas troglodíticas en su base; se dice que comunicaba con el de la Reina, situado a unos 300 metros en otra loma. Lo de las bodegas es común a todas las casas del pueblo.

En Villarroya se conservan unos cuantos negocios abiertos. Hay carnicería, cuatro bares que van sobreviviendo y repuntan en verano (Avenida, el de la gasolinera, el bar de la Casa Grande y Casino), dos tiendas, gimnasio, ludoteca y biblioteca municipales, tres granjas de cerdos, ganado tradicional (hay dos pastores aún en activo) y centro de salud con Urgencias, que es referencia de la zona. Como particularidad, y dada la tradicional reticencia en el medio rural a vender casas, la página web del ayuntamiento tiene un tablón de anuncios para poner casas a la venta, que funciona con agilidad.

No se puede hablar de Villarroya y soslayar la música; además de ser la cuna de Bernabé Martí, su banda tiene una historia más que centenaria y sigue activa, pues cuenta con una veintena de miembros, y el órgano de la parroquia es una pieza admirada en toda la comarca.

El pueblo natal del insigne tenor Bernabé Martí, esposo de Montserrat Caballé
Hace apenas tres meses falleció en su Barcelona natal la diva del ‘bel canto’ Montserrat Caballé. Apenas un mes después, su esposo Bernabé Martí se hizo nonagenario. Este tenor de extraordinaria capacidad nació en Villarroya de la Sierra; fue el sexto y último hijo de una familia campesina. A los trece años dejó la escuela para trabajar la tierra y cuidar de las cabras de la familia, para lo cual subía a 1.600 metros de altura hasta la ermita de la Virgen de la Sierra. Aficionado a la música, aprendió solfeo y, en su interés por ingresar en la banda del pueblo, también se las ingenió para tocar el saxofón. Ya con 20 años, el párroco le escuchó cantar y convenció a sus padres para llevarle a Zaragoza. Estudió música un año en la capital zaragozana antes de cursar dos años de canto en el Conservatorio de Madrid. Becado por la DPZ en 1953, logró plaza en el Conservatorio de Santa Cecilia de Roma durante tres años, y perfeccionó su aprendizaje en Siena y Milán. Debutó en el Teatro Principal de Zaragoza en 1956 con un repertorio de arias de ópera y una jota; pasó dos años girando por Europa hasta su debut en el Teatre del Liceu barcelonés en 1960. En 1964, Montserrat Caballé debía interpretar ‘Madame Butterfly’ en La Coruña y el tenor enfermó; ella recomendó a un tal Bernabé Martí, al que había oído en el Teatro Calderón de Madrid. Más tarde volvieron a interpretarla en el Liceo; al día siguiente ya formalizaron el noviazgo. Bernabé siguió cosechando éxitos en solitario y junto a su esposa por todo el mundo hasta que enfermó en 1972; una grave afección pulmonar acabó forzándole al retiro en 1985.

En datos

Comarca: Comunidad de Calatayud.

Población: 306

A Zaragoza: 101 km.

Los imprescindibles

Villa fortificada

De las cuatro puertas principales que jalonaban la muralla medieval de Villarroya se conservan dos, la Baja (foto) y la Sumo Aldea. Durante los siglos XIII y XIV, todo el recinto de Villarroya estaba amurallado.

La alcoholera

La alcoholera de Esteve fue una empresa fundamental en Villarroya; aunque la firma estaba radicada en Calatayud, el famoso Anís La Dolores de esta casa se destilaba en Villarroya. Se recuerda la fábrica con una placa en la biblioteca.

Juan José Lorente

Periodista de Villarroya de la Sierra, nació en 1880 y falleció en 1931. Fue jefe de redacción en HERALDO DE ARAGÓN, donde también ejerció de cronista y crítico taurino, y creó la revista Juventud. También cultivó la poesía.


Etiquetas
Comentarios