Despliega el menú
Zaragoza

El Ayuntamiento de Zaragoza acaba la obra de los depósitos de Pignatelli con un sobrecoste del 12%

La actuación está a la espera de la conexión eléctrica y de completar las pruebas de las distintas instalaciones del recinto

Varios responsables del Ayuntamiento, durante una visita a los depósitos de Pignatelli en el año 2016.
Varios responsables del Ayuntamiento, durante una visita a los depósitos de Pignatelli en el año 2016.
Oliver Duch

El gobierno de Zaragoza dio cuenta el pasado jueves de la recepción de las obras de reforma de los depósitos de Pignatelli, que tendrán un sobrecoste de 76.860,29 euros, un 12% por encima del precio de adjudicación. Pese a la recepción, el recinto todavía no está apto para su puesta en servicio, dado que está pendiente la conexión eléctrica por parte de Endesa y del desarrollo de las pruebas de las distintas instalaciones (climatización, iluminación, incendios...).

Los trabajos –adjudicados a la empresa constructora Mariano López Navarro y que al final han costado 712.788,59 euros– comenzaron antes del verano, y se han centrado en acondicionar los baños, salas y zonas expositivas del espacio. Además de adecentarse paredes, techos y suelos, se han ejecutado las medidas de seguridad necesarias y los equipos de climatización. Además, ha habido que intervenir en los accesos. El plan del gobierno municipal es que este espacio (se han recuperado 850 metros cuadrados de los 1.500 que tienen los depósitos) sea un nuevo centro cultural.

El aumento del coste, que está dentro de los márgenes previstos por la ley, está vinculado a la necesidad de desalojo de agua de lluvia, especialmente cuando se trate de tormentas, dado que el proyecto no prevé la impermeabilización total del edificio. Por otro lado, se ha tratado de facilitar el tránsito a las personas que atienden la colonia felina.

Además, se ha reforzado la seguridad para posibilitar la evacuación del edificio. También ha sido necesario retirar una tubería de fundición, modificar la puerta de acceso para permitir la entrada de maquinaria de obra y recuperar unas piezas cerámicas del solado del recinto, entre otros gastos sobrevenidos.

Para la apertura de las instalaciones será necesario tener conexión eléctrica. Según figura en el expediente, a finales de diciembre no se había obtenido una fecha por parte de Endesa para dar electricidad al edificio.

A la espera de que se resuelva esta cuestión burocrática, los depósitos serán una de las principales inauguraciones del gobierno de ZEC de cara a las elecciones de mayo. Según el proyecto, los usos previstos son "áreas de ventas, salones de uso múltiple, museos, galerías de arte, ferias y exposiciones". En cambio, quedan excluidos –salvo excepciones puntuales– actuaciones y usos de discoteca o similar.

La adecuación de los antiguos depósitos, obra del siglo XIX de Ricardo Magdalena, forma parte de un plan más ambicioso de ampliación del parque de Pignatelli, con nuevas zonas verdes y equipamientos. La operación se financia con la edificación de 107 viviendas (30 protegidas).

Etiquetas
Comentarios