Despliega el menú
Zaragoza

Un año de la muerte de Víctor Laínez, la víctima del crimen de los tirantes

El aniversario coincide con el fin del plazo para que las acusaciones presenten sus calificaciones.

Víctor Laínez, en imagen de archivo.
Víctor Laínez, en una imagen de archivo.

Víctor Laínez, de 55 años, falleció hace hoy un año a consecuencia de la brutal agresión sufrida cuatro días antes, a la salida de un bar de la calle de Antonio Agustín, en la zona de Heroísmo. El vecino de Zaragoza, motero y miembro de los Templarios, no pudo superar las graves lesiones cerebrales que le causó presuntamente Rodrigo Lanza Huidobro, de 33 años, que está detenido a la espera de juicio.

El aniversario del fallecimiento coincide, además, con el fin del plazo que tienen las acusaciones para presentar sus calificaciones. En cualquier caso, la jueza que investiga el llamado crimen de los tirantes, y que concluyó el pasado octubre la fase de investigación, cree que la muerte a patadas y puñetazos de Laínez fue un asesinato con alevosía y ensañamiento por motivos ideológicos. 

El encausado aseguró que tan solo dio "un empujón" a Víctor Laínez "en defensa propia", pero la instructora del caso desmonta en su auto todos sus argumentos.

Según la jueza, un amigo de Lanza comentó al grupo que el hombre que estaba sentado en la barra tenía ideología de extrema derecha o neonazi, que en ocasiones llevaba tirantes con los colores de la bandera de España y que era legionario o de los Templarios.

Al oír esto Rodrigo Lanza, dice la instructora, se acercó al lugar donde estaba Laínez y lo llamó "facha" y "fascista"."Le comentó que ese era un barrio antifascista, que no querían nazis y que no era bienvenido", señala la magistrada. Al regresar al lugar donde estaban sus amigos, Lanza les habló de lo ocurrido y comentó que el hombre le había llamado "sudaca".

Unos 20 minutos después, el encausado y sus acompañantes decidieron marcharse del bar. Laínez salió tras ellos y mantuvo un enfrentamiento verbal con Lanza junto a la primera de las dos puertas de salida "sin que existan pruebas de que Laínez llevara en las manos algún tipo de navaja, cuchillo u objeto similar", como asegura el detenido.

El antisistema se marchó y Laínez regresó al interior del local. Sin embargo, recuerda la magistrada, el primero se dio la vuelta "para atacar por detrás y sin posibilidad alguna de defensa a Laínez". 

Insiste la magistrada en que no hubo "actitud agresiva o violenta" por parte de la víctima, que fue ingresado en la uci del Clínico, donde falleció el 12 de diciembre de 2017. Según la autopsia, la causa de la muerte fue un severo traumatismo craneoencefálico con parada cardiorrespiratoria "compatible con una contusión de fuerte intensidad en la región tempoparietal derecha". La víctima sufrió también un importante traumatismo facial con múltiples fracturas.

Ahora, será un jurado popular quien decida qué pasó aquella noche y determine cuál es el futuro de Rodrigo Lanza.

Etiquetas
Comentarios