Despliega el menú
Zaragoza

Condenado a 21 años el hombre que asesinó a su exmujer en Zaragoza delante de su hijo

Cristinel Ionel tampoco podrá aproximarse a su hijo, de 5 años, ni a la familia de la fallecida por un periodo de 25 años.

El acusado, este miércoles, en la tercera sesión del juicio que se sigue en la Audiencia Provincial de Zaragoza.
El acusado, durante el juicio celebrado en la Audiencia de Zaragoza la semana pasada.
Oliver Duch

La Audiencia de Zaragoza ha condenado a 21 años de prisión a Cristinel Ionel Surca (38 años), el hombre que el 11 de julio de 2016 asesinó a puñaladas a su exmujer, Alexandra Rodica (27 años), en el portal del punto de encuentro familiar ubicado en la calle Conde Aranda de Zaragoza. El homicida sabía que la víctima tenía que acudir aquel día allí, puesto que era el lugar donde ella dejaba al hijo de ambos para que este pasara recogerlo. Por ello, pertrechado con varios cuchillos, el hombre estuvo aguardándola hasta que abrió la puerta. Y cuando la mujer accedió al zaguán, tras una primera discusión, le asestó hasta seis cuchilladas –tres de ellas mortales de necesidad– sin importarle que aquella trágica escena la estuviera presenciado el pequeño.

La semana pasada, el jurado declaró al encausado autor de un delito de asesinato, así como de otro de quebrantamiento de condena, puesto que cuando se produjeron los hechos sobre él pesaba una orden de alejamiento. Por ello, la pena a imponer tenía que oscilar entre los 21 años que pedía la defensa y los 26 que proponían la Fiscalía, la acusación particular y el letrado de la Comunidad Autónoma. Finalmente, el magistrado-presidente del tribunal, Juan Alberto Belloch, ha considerado más ajustada la pena mínima.

Practicada la prueba, a la hora de presentar sus informes, las tres acusaciones entendieron que debían aplicarse al acusado cuatro agravantes: ensañamiento, alevosía, relación de parentesco y delito por razones de género. Sin embargo, los hechos declarados probados por el tribunal popular han impedido al presidente apreciar la primera. A través de su sentencia, este recuerda que el jurado dijo que Cristinel Ionel Surca "propinó las cuchilladas... para garantizar la muerte de su víctima", descartando que lo hiciera "con la finalidad de causarle dolor y daños innecesarios".

De lo que no hay duda para el magistrado es de que el homicida actuó con alevosía, puesto que compró un set de cuchillos en una tienda próxima al escenario del crimen y se ocultó después en el portal del punto de encuentro hasta que llegó su exmujer para cogerla por sorpresa. Aunque hacía tiempo que no convivían, agresor y víctima seguían siendo matrimonio, por lo que también esta agravante concurre.

Y en cuanto al delito por motivos de género, la sentencia vuelve a remitirse al veredicto condenatorio del jurado, cuando dijo: "El acusado actuó movido en gran parte por su deseo muy intenso de restablecer la relación familiar y desde la creencia de que el matrimonio debe ser para siempre". "Desde esta ideología se explica –señala el magistrado presidente– que el procesado no pudo tolerar una ruptura matrimonial por la decisión unilateral de su expareja".

La defensa pidió que se aplicara al acusado la eximente de trastorno mental transitorio, pero ni esta ni las atenuantes por arrebato u obcecación han sido apreciadas. A la hora de fijar la condena, eso sí, el magistrado ha optado por la mínima. Y lo ha hecho, argumenta, basándose en "la conducta autodestructiva del procesado y su estado emocional". Tras acuchillar a la víctima, el hombre se clavó el arma en la cabeza, pero el sí logró salvar la vida.

Además de la pena de prisión de 21 años y un día, la Audiencia de Zaragoza ha impuesto a Cristinel Ionel Surca la prohibición de aproximarse a su hijo –que presenció el crimen de su madre– o a la familia de la víctima, Alexandra Rodica, durante un periodo de 25 años. También tendrá que indemnizarles.

Etiquetas
Comentarios