Zaragoza
Suscríbete

Los inmigrantes cobran de media en Zaragoza un 32% menos que los españoles

Un informe municipal refleja el efecto que la crisis tuvo entre los extranjeros y su difícil acceso a la educación superior.

La vicealcaldesa, Luisa Broto, ha presentado este martes a la prensa el diagnóstico sobre la inmigración y las minorías étnicas.
La vicealcaldesa, Luisa Broto, ha presentado este martes a la prensa el diagnóstico sobre la inmigración y las minorías étnicas.
Ayuntamiento de Zaragoza

La condición de extranjero determina –al menos en parte– la realidad socioeconómica de los vecinos de Zaragoza. Así al menos se concluye en el diagnóstico sobre la inmigración y las minorías étnicas que ha elaborado el Ayuntamiento de Zaragoza, un documento que quiere servir de punto de partida para elaborar un plan municipal centrado en estos colectivos.

Según los datos recopilados en este informe, presentado este martes por la concejala de Derechos Sociales, Luisa Broto, el salario medio anual de un extranjero residente en la capital en 2016 fue un 32,7% inferior al de un español. Si los trabajadores nacionales tuvieron ese año un sueldo medio de 22.862 euros, en el caso de los extranjeros fue de 15.380. Las diferencias se agudizan en el caso de las inmigrantes, ya que a su condición de extranjeras suman la de mujeres, lo que supone un sueldo medio entre un 20% y un 25% inferior al de los hombres, tanto en el caso de los españoles como en el de los extranjeros.

Otro indicador de la precariedad económica de los inmigrantes es la demanda de ayudas económicas que llegan a los servicios sociales. Según el informe, en 2016 la población extranjera solicitó la mitad de estas ayudas.

Los índices laborales también reflejan que la tasa de actividad es considerablemente más elevada entre los extranjeros. En torno al 80% de los inmigrantes en edad de trabajar están ocupados o buscando empleo, frente al 56% de la población española. La crisis ha sido especialmente dura con las personas llegadas de fuera, ya que en seis años vieron cómo se quintuplicaba su tasa de paro: del 9,7% en 2007 al 41,5% en 2013. Ese año también se llegó al pico más alto del paro entre la población española, ya que se llegó hasta el 17,6%. Aunque esta diferencia se ha acortado en los últimos años, en 2017 la población extranjera presentó una tasa de paro 11,8 puntos superior a la autóctona.

El informe estudia también el acceso de los inmigrantes a la educación. Este es general en las primeras etapas, pero se reduce conforme avanzan los niveles, hasta el punto de que su presencia en la universidad es de solo el 4,6%. De ellos, casi dos tercios son europeos. En el colectivo gitano se han detectado «déficits importantes», como que un 64% no acceden al título de la ESO, frente al 13% de la población general.

El documento, por último, también refleja que la población extranjera pasó de las 79.313 personas en 2008 a las 64.003 de 2017, una cifra que ha caído significativamente desde 2013, cuando se llegó al pico de casi 90.000 extranjeros en Zaragoza.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión