Despliega el menú
Zaragoza

La recogida de basura orgánica se extiende a 13.200 hogares más desde el 5 de noviembre

En este caso el sistema será obligatorio y afectará a zonas del Centro, Universidad y Delicias. Los restos de comida se podrán tirar cuatro días a la semana: lunes, miércoles, viernes y domingo.

Contenedores en la calle de Doctor Cerrada.
Contenedores en la calle de Doctor Cerrada, una de las afectadas por el nuevo sistema.
Aránzazu Navarro

La recogida selectiva de la basura orgánica está a punto de comenzar una nueva etapa de su expansión por Zaragoza. Se trata de la segunda parte de la prueba piloto que comenzó en julio en el Actur, y que en esta ocasión afectará a 13.200 hogares de los distritos Centro, Universidad y Delicias a partir del día 5 de noviembre.

Esta fase llegará a una amplia zona que, como se ve en el gráfico, queda encerrada entre el paseo de Pamplona, Hernán Cortés, el paseo de Teruel, la avenida de Goya, las calle de Santander, Duquesa Villahermosa, Franco y López, Corona de Aragón, San Juan de la Cruz, Martín Ruizanglada y Gran Vía. A diferencia de la prueba que ya se desarrolla en la margen izquierda –con un quinto contenedor en la vía pública que los vecinos que quieren pueden abrir con una llave–, esta será obligatoria, ya que en estas céntricas calles el contenedor verde no está en la vía pública, sino que cada comunidad guarda el suyo propio en el portal.

Así, en este cubo comunitario solo se podrá echar un tipo de residuo. Los lunes, miércoles, viernes y domingos, los vecinos solo deberán tirar bolsas que contengan basura orgánica, es decir, restos de comida, plantas, bolsas de té, posos de café, tapones de corcho, palillos… Los martes, jueves y sábados tendrán que dejar bolsas con la llamada fracción resto, que incluye los desechos que no se reciclan, como los pañales, colillas, productos textiles, toallitas, pañales… El resto de residuos se deberán dejar, como hasta ahora, en los contenedores azules (papel y cartón), amarillos (envases ligeros), en el iglú de vidrio y en el de aceite usado.

Esta segunda fase requiere un grado de concienciación colectiva más importante que la del Actur. Allí, la recogida selectiva de materia orgánica es voluntaria, y solo los vecinos que lo desean tienen la llave para acceder al quinto contenedor, de color marrón. De momento, se ha distribuido por el 44% de los inmuebles. En Centro, Universidad y Delicias, todos los vecinos deberán colaborar para que el resultado del reciclaje sea positivo.

Potente campaña informativa

Para eso, se va a lanzar una campaña potente de información. "Este sistema requiere de mucha pedagogía y de un esfuerzo mayor por parte de los vecinos", señala Marta Sánchez-Villalva, coordinadora de la campaña de comunicación. De momento, ya se ha colocado en las alrededor de 1.600 comunidades de vecinos una circular anunciando la próxima visita a todos los domicilios de un educador para explicar en qué consiste el sistema, así como para facilitar a las familias una guía informativa, un imán para la nevera con los días en los que hay que sacar cada tipo de residuo y un cubo para la materia orgánica.

Las visitas a los domicilios empezarán el 3 de septiembre y durarán hasta finales de octubre. Trabajarán 12 parejas de informadores, que irán piso por piso explicando estas novedades y resolviendo dudas. También acudirán a los comercios, bares y restaurantes de esta zona, que igualmente se verán afectados por este nuevo sistema de recogida. En caso de que no encuentren a nadie en casa, volverán o dejarán un aviso para que acudan a uno de los dos puntos de información que se van a instalar: uno estará en la junta de distrito Centro (en la calle de Hernán Cortés) del 17 de septiembre al 15 de noviembre, y otro será móvil y se colocará en la plaza de Roma, la avenida de Valencia, Fernando el Católico o Gran Vía. En ellos, los vecinos podrán solucionar dudas y recoger material sobre el nuevo sistema.

Cuatro días para la orgánica

En un principio, se estudió la posibilidad de que la basura orgánica se recogiera solo tres días a la semana. Finalmente serán cuatro (lunes, miércoles, viernes y domingo). De este modo, los restos de comida, que siempre causan olores en casa, y más en verano, podrán sacarse al menos un día de cada dos.

Según los estudios que se han realizado, los restos orgánicos suponen "el 40% del peso de los residuos" que generamos. El objetivo de la recogida de estos desechos de forma diferenciada es poder hacer abono de calidad para los campos, huertos y jardines de la ciudad, en vez de depositarlo en el vertedero, donde no se puede aprovechar. Para eso, es importante que se haga una buena separación de residuos, con el objetivo de que la pureza del abono sea lo más alta posible.

Etiquetas
Comentarios