Despliega el menú
Zaragoza

Sorteo de alta tensión en Valdespartera III

Los padres de los niños no admitidos en el colegio zaragozano amenazan con recurrir el tercer proceso selectivo que se celebró ayer.

Familiares miran las listas provisionales de admitidos en el colegio Valdespartera III
Familiares miran las listas provisionales de admitidos en el colegio Valdespartera III
Guillermo Mestre.

Nunca llueve a gusto de todos. Y menos aún cuando el azar ha sido el encargado de decidir por tres veces consecutivas si tu hijo entra o no en el centro que has elegido como primera opción para cursar 1º de infantil.

Los padres de cuatro de los niños que ayer quedaron excluidos provisionalmente del colegio Valdespartera III no pudieron ocultar su decepción y enfado al conocer el resultado del tercer sorteo celebrado en el centro escolar y no descartaban recurrirlo.

El proceso vivido en este colegio ha sido una excepción. En el resto de los centros de la Comunidad ayer se colgaron, sin mayores problemas, las listas provisionales de niños de 1º de infantil admitidos y excluidos. Para estas familias, la inquietud será si los pequeños que han quedado fuera de los colegios elegidos en primera instancia podrán entrar en las segundas o terceras preferencias consignadas.

Pero en Valdespartera III aún queda camino por recorrer en este proceso de escolarización, a la vista de la tensión con la que ayer se vivió un insólito tercer sorteo que ha dejado sin plaza a niños que probablemente resultaron admitidos en los anteriores. Al menos, hipotéticamente porque en los dos pasados procesos selectivos no se llegaron a confeccionar las listas de admitidos.

Un cúmulo de errores, malentendidos y desconocimiento de las normas están en el origen de este inusual caso, que ha obligado a afrontar por tres veces un proceso que los padres, ya de entrada, acostumbran a vivir con gran angustia: el sorteo que los colegios con más solicitudes que plazas deben realizar en cada campaña de escolarización para dirimir, en los casos de empate en las baremaciones, qué niños entran y cuáles quedan fuera.

En Valdespartera III, medio centenar de familias –no contentas, precisamente– esperaban ayer este veredicto después de que los dos anteriores sorteos se declararan no válidos. Todos ellos estaban igualados a 7 puntos, por lo que la expectación y los nervios fueron máximos hasta el final.

Juan Carlos Fleta, Jonathan Padilla y Ana Cuevas fueron tres de los padres que vieron cómo sus hijos quedaban fuera después de dar por sentado que habían entrado, según los cálculos hechos por ellos atendiendo a los resultados de los dos procesos anteriores. Al menos, de momento puesto que las listas aún son provisionales.

"La falta de organización ha sido total –lamentaba Fleta–. Vamos a reclamar que nuestros hijos entren. Si es necesario, que amplíen las ratios de niños por aula como han hecho en Parque Venecia".

"Yo aún no me lo creo –reconocía Cuevas–. No me lo esperaba. La verdad es que me ha pillado por sorpresa". El que se mostraba más airado era Padilla, que ayer no descartaba impugnar el sorteo y exigir, si era necesario, la intervención de un notario para que se repita "con todas las garantías".

A ninguno les resultaron suficientes, ni consoladoras las explicaciones y disculpas de la directora del centro, que momentos antes de dar comienzo el sorteo reconoció que el primero se resolvió mal por un error humano y recordó que las repeticiones posteriores se han hecho por mandato del Servicio Provincial de Educación.

Asimismo, pidió a las familias que no pusieran en duda la limpieza del proceso ni la buena voluntad de los encargados de llevarlo a cabo.

Tanto ella como la presidenta del Ampa lamentaron los nervios y el sufrimiento que los padres estaban viviendo por tercera vez, pero aseguraron que no estaba en sus manos ampliar ratios ni abrir nuevas aulas para acoger a todos los niños que quedaran fuera.

No obstante, las familias presentes insistieron en reclamar más espacio en las aulas y argumentaron que la situación creada no era culpa de los padres.

La explicación

El colegio Valdespartera III ofertaba 100 vacantes para 1º de infantil (4 aulas). El centro recibió 104 solicitudes. Tras descontar las plazas que se reservan para Acneaes, 6 peticiones debían quedar sin atender: 2 con 6 puntos y 4 empatados a 7 (al igual que otras 46 solicitudes).

La directora del centro reconoció ayer que el primer sorteo se hizo mal debido a un error humano. Tras la queja de un padre que, reglamento en mano demostró el error, el equipo directivo consultó con Educación qué hacer. Se les conminó a repetir el sorteo ese mismo día, lo que se hizo horas después del primero. Muchos padres no se enteraron ya que, confiados en que el primero era válido, no consultaron la web del centro. Un segundo padre reclamó ante Educación alegando que para ese segundo sorteo debían pasar, como mínimo 24 horas. Educación aceptó la reclamación y pidió la repetición del sorteo.

La situación generada ha llevado a una veintena de padres del colegio a presentar, antes de que diera comienzo el último sorteo, una reclamación ante Educación pidiendo que se aumenten las ratios de las 4 aulas de 1º de infantil.

B. Travesí

Etiquetas
Comentarios