Despliega el menú
Zaragoza

¿Cuánto ha gastado la empresa del Bizi en el plan anulado por el Tribunal de Contratos?

La resolución permite reclamar al Ayuntamiento el dinero, decisión que Clear Channel no aclara. Parte del encargo de estaciones y bicicletas está aún por llegar proveniente de México y China.

Una de las estaciones instaladas y clausuradas, ubicada en Valdespartera.
Una de las estaciones instaladas y clausuradas, ubicada en Valdespartera.
Toni Galán

La frustrada extensión del servicio Bizi puede tener graves consecuencias económicas para el Ayuntamiento de Zaragoza. La empresa que gestiona el servicio, Clear Channel, ya tiene compradas las 440 bicicletas y las 40 estaciones de la primera fase de la ampliación que pactó con el Consistorio, pero que fue tumbada por el Tribunal de Contratos por considerarla "una adjudicación directa ilegal". Según el acuerdo al que llegaron el Consistorio y la concesionaria, el coste del material de esta primera fase asciende a más de 925.000 euros, IVA incluido.

Desde Clear Channel no quisieron aclarar si van a reclamar esta inversión al Ayuntamiento. No obstante, el Tribunal abrió la puerta a este extremo, ya que afirmó que el contrato debe entrar en fase de liquidación, y que habrá que restituir a las partes.

La extensión del servicio Bizi preveía instalar 120 estaciones y 1.200 bicicletas nuevas en los tres próximos años, para llevar este servicio a prácticamente todos los barrios donde actualmente no llega. El plan constaba de tres fases, la primera de las cuales constaba de 40 estaciones y 400 bicicletas, que finalmente ascendieron a 440 para tener un 10% de unidades de reserva.

A pesar de que había dos pronunciamientos en contra del Consejo Consultivo de Aragón, y de que era conocido que el PP había presentado un recurso ante el Tribunal de Contratos, hace dos semanas se comenzaron a instalar. A los pocos días llegó la suspensión cautelar de este órgano, que estimó el recurso de los populares. Para entonces ya había cinco estaciones colocadas en varios puntos de Vía Ibérica y de Valdespartera. Esta suspensión provisional se convirtió en definitiva el pasado jueves, con lo que esos cinco terminales terminaron clausurados y se paralizó la instalación del resto, otras 35 estaciones y las 440 bicicletas comprometidas.

Según ha podido confirmar este periódico, una pequeña parte de este material está almacenado en las instalaciones de Clear Channel en Zaragoza, mientras que el resto llegará en las próximas semanas procedentes de México y de China, principalmente. Según el cronograma previsto, se iban a instalar durante los meses de noviembre, diciembre y enero en distintos puntos de Casablanca, Valdespartera, San José, Torrero, Las Fuentes, Las Delicias y Oliver.

Según la oferta que hizo Clear Channel, y que fue ratificada por el Ayuntamiento en la ampliación del contrato, el coste total de esta primera fase de ampliación era de 1.508.363 euros, IVA incluido. En este documento se desglosa la cantidad, y se especifica que las estaciones cuestan 657.707 euros, y que el coste de las bicicletas asciende a 267.797 euros (siempre incluyendo el IVA). El resto de gastos se repartían entre la compra de los mecanismos de anclaje (249.343 euros), los gastos en obra civil y acometidas (233.917 euros), las conexiones y el cableado de las estaciones (27.408 euros), el equipamiento de vehículos (8.824 euros), la instalación del software y la puesta en servicio (819 euros) y otros conceptos (62.544 euros).

La ampliación, en el aire

La empresa no quiso aclarar a cuánto ha ascendido la inversión que ya ha realizado, al margen de la compra de estaciones y bicicletas y que, por tanto, podría reclamar al Ayuntamiento. Aunque este periódico ofreció a Clear Channel la oportunidad de expresar sus intenciones, la empresa lo rechazó y remitió cualquier reacción a la respuesta del gobierno municipal.

El Consistorio, por su parte, aún no ha expresado qué va a hacer con el servicio. Para empezar, tiene la oportunidad de recurrir la decisión del Tribunal de Contratos ante el Contencioso-Administrativo, algo que no ha dicho si va a hacer o no. El alcalde, Pedro Santisteve, se ha limitado esta semana a decir que la ampliación del Bizi se va a hacer "sí o sí" porque "lo demandan los barrios".

Etiquetas
Comentarios