Despliega el menú
Zaragoza

El Ayuntamiento penaliza a la empresa del bus con 110.000 € por superar el límite de averías

El PP denuncia el "lamentable estado" de la flota y reclama al Gobierno de ZEC la renovación de los vehículos más viejos.

El Ayuntamiento de Zaragoza está penalizando con 110.000 euros anuales a la empresa Avanza, encargada del servicio de bus urbano de Zaragoza, por superar el límite de averías fijado como objetivo en el contrato. El envejecimiento de la flota y los problemas en los talleres de reparación que vienen denunciando los trabajadores han elevado el número de incidencias por encima de los esperado.

En concreto, según los datos que maneja el área de Movilidad, el índice de roturas se encuentra en una cada 2.500 kilómetros recorridos, mientras que la concesionaria establece en sus cláusulas de calidad un máximo de una por cada 3.694 kilómetros.

Por ello, el Ayuntamiento ha penalizado a la compañía con un 0,16% en el coeficiente de disponibilidad, lo que supone cerca de 110.000 euros anuales, según reconoce el propio equipo de gobierno de ZEC en una respuesta escrita solicitada por el Partido Popular, grupo que denuncia que estos datos revelan unas 7.200 averías al año (20 al día) en el servicio de bus urbano de la capital aragonesa. "Evidencian el deterioro que sufre el servicio y el lamentable estado de la flota, envejecida y sin las inversiones anuales necesarias para su renovación", critica Sebastián Contín, concejal del PP.

A su juicio, ZEC debería atender con suficiencia el principal sistema de transporte público de la ciudad, algo que "no sucede en la actualidad", y recuerda que, con estos datos, cada vehículo estaría sufriendo entre dos y tres averías mensuales de media. Por ello, el edil pedirá aumentar las inversiones para la renovación de la flota.

Lo que no han podido determinar los técnicos municipales es el número de averías que obligan a los viajeros a abandonar el vehículo, como reclamaba en su pregunta el PP.

Mejoras

Precisamente el estado de los vehículos y las deficiencias en los servicios de reparación de la empresa concesionaria fueron algunas de las críticas que los trabajadores pusieron encima de la mesa en el último amago de huelga que realizaron días antes del comienzo de las fiestas del Pilar, y que finalmente fue desconvocada.

Además, tanto los sindicatos como los grupos de la oposición denunciaron la decisión de la concejal de Movilidad, Teresa Artigas, de adquirir nueve autobuses de 12 años de antigüedad procedentes de otras ciudades, como Vigo, donde Avanza presta servicio.

En este sentido, la edil de ZEC defendió que se trata de una solución "provisional", recordó que el nuevo plan de renovación de la flota afectará a un 33% más de vehículos y que, a partir de ahora, todos los nuevos que lleguen serán "como mínimo, híbridos, pero también eléctricos", apuntó. En cualquier caso, Teresa Artigas reconoció su preocupación por el mantenimiento y la edad de los vehículos que prestan servicio en la ciudad. "No estamos satisfechos", reconoció en la comisión del ramo celebrada hace un mes.

La próxima tendrá lugar esta semana, y servirá para analizar tanto los datos de las averías como el estado de la flota, así como otros aspectos del servicio. En concreto, se espera que los grupos cuestionen a la edil sobre la revisión del plan de contingencia del tranvía, para ver cómo mejorar la presencia de autobuses en sustitución de los convoyes en caso de avería, tal y como sucedió el último fin de semana de las fiestas del Pilar.

Etiquetas
Comentarios