Zaragoza

La paciente de la ambulancia que chocó con el tranvía muere a causa del fuerte impacto

La mujer, que regresaba a su residencia tras recibir diálisis, iba sentada y recibió un golpe en un costado. El siniestro se produjo el lunes por la noche en un peligroso cruce del barrio de Valdespartera.

Un punto negro en pleno corazón de Valdespartera. El accidente que ha costado la vida a Manuela A.T. se produjo en el cruce de la avenida delSéptimo Arte con la calle Cantando Bajo la Lluvia, un punto negro del barrio de Valdespartera.Allí descarriló el 2
Raquel Labodía

La mujer que viajaba en la ambulancia arrollada el pasado lunes por el tranvía en Valdespartera falleció este miércoles por la noche en el Hospital Clínico como consecuencia de las graves lesiones sufridas en el accidente. Así lo ha confirmado la autopsia que se le practicó este jueves en el Instituto de Medicina Legal de Aragón (IMLA), que descarta que la muerte de Manuela A. T., de 83 años, sea consecuencia de algún otro tipo de patología previa. De hecho, cuando se produjo la fatal colisión, la paciente no era conducida en servicio de urgencia a ningún centro sanitario, sino que regresaba a su residencia tras someterse a una sesión de diálisis.

El siniestro que ha costado la vida a la anciana se registró sobre las 23.50 del día 14 en el cruce de la avenida del Séptimo Arte con la calle Cantando Bajo la Lluvia, una conflictiva intersección donde ya se han registrado antes otros percances. El último, el pasado 28 de julio, cuando un coche conducido por un joven ebrio hizo descarrillar más de 30 metros al tranvía. Por fortuna, entonces no hubo que lamentar víctimas.

Fallecidos en los últimos años

Las primeras pesquisas apuntan a que fue el conductor de la ambulancia –que circulaba en servicio programado y no urgente– quien pudo saltarse un semáforo en rojo e interponerse en la trayectoria del Urbos 3. Para tratar de confirmar este extremo, la Policía Local de Zaragoza cuenta con las imágenes captadas por las cámaras de seguridad instaladas en el recorrido de la línea 1. En cualquier caso, el asunto se encuentra judicializado y todavía no han trascendido las conclusiones del atestado.

Según fuentes de la investigación, cuando el tranvía embistió al vehículo sanitario este acababa de reanudar la marcha e iba muy despacio. Por ello, aunque el convoy golpeó y arrolló varios metros a la ambulancia, esta no llegó a volcar. Tanto el chófer como la paciente se apearon por su propio pie, pero la mujer empezó a quejarse enseguida de un fuerte dolor en el costado y fue trasladada a urgencias del Hospital Clínico.

Hubo que extirparle el bazo

Cuando se produjo la colisión, la mujer no iba tumbada en la camilla sino sentada en uno de los asientos. Al parecer, fue precisamente el fuerte golpe que se dio con el reposabrazos en un costado el que causó las graves lesiones internas que han provocado su muerte. Una vez en urgencias, los médicos comprobaron que la señora tenía afectado el bazo, por lo que tuvo que pasar por el quirófano para extirpárselo. Desde el momento del accidente hasta la noche del pasado miércoles, la víctima permaneció ingresada en la unidad de cuidados intensivos, donde finalmente falleció.

Uno de los hijos de Manuela A. T. confirmó este jueves a este periódico que la mujer se encontraba bien cuando se subió a la ambulancia de regreso a la residencia donde estaba alojada. A los efectos judiciales y una vez practicada la autopsia, las causas del deceso parecen estar claras, por lo que el juzgado ha autorizado a la familia a celebrar hoy el funeral por la fallecida en Torrero.

Con el atestado de la Policía Judicial, los informes médicos y las conclusiones de la necropsia, será ahora un juez quien instruya las diligencias para depurar posibles responsabilidades. En principio, tanto el conductor del tranvía, R. G. G., de 48 años, como el de la ambulancia, E. F. L. de 38, dieron negativo en alcohol.

Etiquetas
Comentarios