Despliega el menú
Zaragoza

Tarazona remodelará la plaza de España y liberará de coches la fachada consistorial

El edificio data del siglo XVI, con una decoración escultórica única y original.

El alcalde de Tarazona, Luis María Beamonte, anunció ayer en el pleno municipal la próxima remodelación de la plaza de España. Es una antigua aspiración municipal que contempla sobre todo la eliminación de las plazas de aparcamiento de la casa consistorial para que la fachada de este edificio histórico pueda ser admirada en su totalidad, sin impedimento visual.

"Es la idea de este equipo de gobierno, ya que la plaza debe ser reordenada con el cambio del firme, la liberalización de la fachada, el cambio de mobiliario y la reorganización del tráfico, entre otras", dijo Beamonte en despacho de alcaldía. El alcalde es consciente del "colapso" que se produce en la plaza y la necesidad de ofrecer "una nueva imagen" de cara sobre todo al turismo. Según Beamonte, el resultado positivo de la liquidación presupuestaria del año pasado "permitirá destinar recursos" a esta iniciativa.

El presupuesto de las mejoras en este céntrico espacio del casco antiguo turiasonense rondará los 300.000 euros: "Una vez que los servicios técnicos terminen con el borrador de la propuesta, lo veremos los diferentes grupos para hacer las aportaciones que se entiendan oportunas".

La casa consistorial de Tarazona fue edificada junto a la muralla en el siglo XVI y su fachada presenta una decoración escultórica que la hace única y original. El acondicionamiento del nuevo aparcamiento entre la catedral y la iglesia de San Francisco posibilita el que se puedan suprimir plazas de estacionamiento en esta zona del centro.

Además, el alcalde anunció obras de mejora en el alumbrado público por 300.000 euros y la licitación del proyecto de la nueva oficina de turismo. Además, se ha terminado el anteproyecto de reforma del cuartel de la Policía Local, y está a punto de concluir el de remodelación del paseo de la ciudad por 400.000 euros.

En homenaje a Jacinto

Además, el pabellón del barrio de San Miguel será bautizado con el nombre del que fuera su párroco, Jacinto Sanz Bonel. Así lo decidió por unanimidad el pleno a propuesta de PP y Ciudadanos. Es un homenaje a su figura tras su repentino fallecimiento el pasado mes de abril. "Como teníamos el pabellón del barrio sin nombre específico se transmitió al resto de grupos esta posibilidad, en memoria de la persona y del trabajo que hizo por San Miguel, independientemente de que sea sacerdote", dijo Luis José Arrechea, portavoz del PP. "Todo el mundo coincide en que era una buena persona, con buenas intenciones y siempre con ganas de ayudar", añadió el edil de C’s, José Cacho.

El PSOE decidió su voto en el transcurso del debate, ya que hubiese preferido someter la decisión a una consulta ciudadana "para buscar un mayor consenso de la misma". Para el portavoz de Tarazona Plural, Jesús García Usón, "se merece el reconocimiento, pero buenas personas hay muchas, así que esto se tiene que regular de alguna manera porque si no los honores acaban cayendo del mismo lado, pero ni la memoria de Jacinto ni su familia se merecen la confrontación política". El alcalde zanjó el debate diciendo que "esto no es un acto de contenido político, sino la manifestación de gratitud a una persona".

Etiquetas
Comentarios