Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

“A las personas con movilidad reducida nos resulta difícil salir a la calle”

Los vecinos de Valdefierro reclaman de manera urgente aceras más anchas, que se mejore el pavimento de las calzadas y el uso social del reformatorio del Buen Pastor.

Valdefierro “A las personas con movilidad reducida nos resulta difícil salir a la calle”
“A las personas con movilidad reducida nos resulta difícil salir a la calle”

En sus orígenes, lo que hoy se conoce como el barrio de Valdefierro era una más de las huertas de Zaragoza. Regada por la acequia del Val del Fierro –de ahí su nomenclatura actual -, ha visto cómo desde los primeros años de su urbanización, a finales de la década de 1940, algunas de sus calles se han ido deteriorando, hasta el punto actual en el que algunas están levantadas, lo que puede suponer un riesgo para sus vecinos.

“Muchas de las aceras están en mal estado. Además, algunas calles como las de Hércules, Pléyades o Tauro son excesivamente estrechas y llenas de obstáculos. Con suerte, pasa una persona con un carrito de bebé”, indica Eduardo Picazo, de la Asociación de Vecinos Las Estrellas.

Así lo estiman Jose Antonio, vecino de la calle de Lince. “Tengo movilidad reducida y me resulta difícil salir por el estado del pavimento. Las aceras son muy pequeñas, en malas condiciones y además están llenas de postes de luz o telefonía, lo que en ocasiones me obliga a transitar por la calzada, la cual también deja mucho que desear”, dice el zaragozano.

Misma opinión tiene Leticia Comín, que vive en Valdefierro desde hace 23 años. “Hay tantos baches en la vía que resultan hasta peligrosos. Deberían mejorarlas de manera integral”.

La necesaria rehabilitación del antiguo reformatorio

Pero sin duda, una de las mayores reivindicaciones de este distrito, tal y como apuntan desde la entidad vecinal, es la rehabilitación del antiguo reformatorio del Buen Pastor,  ubicado en el Alto Carabinas y con más de 37.000 metros cuadrados, además de la superficie exterior.

“Llevamos años reclamando el uso social de este espacio que hoy en día está abandonado. En el barrio hace falta una residencia, un instituto o más zonas verdes y se está dejando de lado una parcela inmensa”, señala Eduardo Picazo.

“No pedimos nada excesivo, tan solo que se rehabilite, ya que cuanto más tiempo pase, más dinero habrá que invertir en ello”, concluye Alberto Paz, vecino del barrio desde hace 40 años.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión