Despliega el menú
Zaragoza

Abren una investigación por el vídeo del supuesto acosador de la tienda de Zaragoza

Las cámaras de un comercio grabaron a un hombre mientras fotografiaba bajo la falda a una mujer.

El hombre pone el móvil bajo la falda de la señora, que no advierte lo que está ocurriendo.
El hombre pone el móvil bajo la falda de la señora, que no advierte lo que está ocurriendo.

Este miércoles, HERALDO.es publica las imágenes de un individuo pillado in fraganti cuando fotografiaba con el móvil bajo la falda de una mujer en Zaragoza. Los hechos fueron captados por las cámaras de seguridad del establecimiento de la capital aragonesa, donde advirtieron a la afectada de lo ocurrido.

A raíz de la publicación del vídeo y la información, la Policía Nacional se ha puesto en contacto con la afectada y la ha animado a interponer una denuncia contra el supuesto acosador. Según asegura la víctima, finalmente ha decidido seguir el consejo. Una vez esté tramitada la denuncia, la Policía iniciará la investigación pertinente. "Estoy muy contenta con la repercusión y la reacción de la Policía al respecto, y muy agradecida con la gente que me ha apoyado y el personal de la tienda", ha afirmado la afectada.

Lo sucedido a esta mujer no es un caso aislado.

En marzo de 2014, la policía detuvo a un profesor, M. A. P. G., por colocar un sistema de grabación en el cuarto de baño usado por las trabajadoras del centro en el que entonces trabajaba, el colegio Escolapias Calasanz de Zaragoza. Cuando fue detenido, los agentes inspeccionaron el ordenador de su casa y el material informático que guardaba y encontraron una carpeta bautizada como «pilladas», en la que almacenaba vídeos grabados con cámara oculta enfocando a los glúteos de mujeres vestidas con falda en diferentes centros comerciales de la ciudad, así como en la vía pública.

Ese mismo año, la Policía también detuvo a J. P. L. V, profesor del departamento de Anatomía de la Facultad de Veterinaria de la capital aragonesa, acusado de un delito contra la integridad moral y el honor tras colocar una cámara en el aseo de sus compañeras. El artilugio lo descubrió una becaria del departamento que no dudó en ponerlo en conocimiento del personal de seguridad.

Delito contra el honor

Llevar a cabo este tipo de grabaciones esta recogido en el Código Penal como delitos contra el honor y son castigados con penas de entre uno y cuatro años de cárcel y la multa correspondiente.

De hecho, la Fiscalía también solicitó en 2014, dos años de prisión para un joven al que la Policía encontró hasta 199 archivos de grabaciones de mujeres en baños públicos. A pesar de que aceptó una condena de un año, poco después fue arrestado por intentar repetir los actos en los baños del pabellón de Mallén.

Etiquetas
Comentarios