Despliega el menú
Zaragoza

Los nuevos buses no caben por los pasos subterráneos de Monzalbarba

El barrio rural podría perder dos de sus principales paradas por los modelos que la concesionaria estrenará en 2017.

Los nuevos autobuses, previstos para finales de 2017, no podrán pasar por los pasos.
Los nuevos buses no caben por los pasos subterráneos de Monzalbarba
Aránzazu Navarro

Monzalbarba ve peligrar sus dos principales paradas de autobús. Los modelos que cubren la línea regular, que une a Alfocea, Utebo y Monzalbarba con el centro de Zaragoza, tienen unas dimensiones específicas que hasta ahora les han permitido circular por sus pasos subterráneos, pero a finales de 2017 o principios de 2018, Ágreda, la concesionaria, los sustituirá por otros de tamaño estándar y ya no cabrán.

Su alcalde de barrio, Joaquín Tiestos, aspira a que el Ayuntamiento de Zaragoza autorice el ensanche de los accesos, que tendrían que duplicar sus escasos dos metros y medio de altura actuales. No obstante, el concejal de Urbanismo, Pablo Muñoz, adelantó en comisión a pregunta del PSOEque la solución "es compleja", ya que ADIF exige que las obras no afecten al tráfico ferroviario de la zona. Esto obligaría a actuar de noche y a reducir la velocidad de los trenes durante el transcurso de los trabajos, factores que dispararían su coste.

Los servicios municipales confirman que el gasto sería "desproporcionado". Sostienen que, probablemente, sería mejor "hacer un túnel nuevo". El coste oscilaría entre los 1,5 y los dos millones de euros, una cantidad para la que no existe presupuesto. "Supone una labor de ingeniería muy especializada porque tiene que ver con infraestructuras ferroviarias y tiene un coste alto", añadió. El edil, que visitó in situ la zona, se comprometió a explicar a los vecinos los costes y las dificultades que plantean las obras, aunque aún no se ha puesto en contacto con el alcalde de barrio.

Tiestos ha comprobado que las cuentas de 2017 no recogen cuantía alguna para este proyecto y califica de "grave" el problema. Su intención es que la iniciativa se convierta en una moción a los presupuestos que se tramitaría a través del PSOE. De no encontrar una solución, Monzalbarba tendrá que suspender ambas paradas, utilizadas por "al menos un 50% de los usuarios", en cuestión de un año. Habría que desplazarlas y eso "fastidiaría a los vecinos", sobre todo a los de edad más avanzada.

Entrar por otro acceso no sería una alternativa válida, según el regidor, ya que los autobuses no podrían dar la vuelta. Tiestos se ha dirigido por escrito a todas las áreas implicadas (Servicios Públicos, Movilidad, Economía y Participación Ciudadana).

También al alcalde, Pedro Santisteve. "Nosotros no lo vemos tan difícil", aseguró, al tiempo que instó a Muñoz a "contar con el alcalde de barrio" si visita Monzalbarba. Aunque no entró a valorar los costes, ya que es una cuestión que compete al Consistorio, afirmó que se habló con Adif y se dijo que "no era tan complicado".

Los cambios no solo se centrarían en el alto. También se quiere duplicar el ancho para que quepan dos vehículos. Salvo sorpresa, el plazo límite para actuar expirará el próximo ejercicio.El primer paso es informar a los vecinos y las dificultades planteadas, algo que no podrá hacer hasta hablar con Pablo Muñoz.

El tema, como destacó en comisión Lola Ranera, concejal del PSOE, es de sobra conocido. Figura, no en vano, entre las reivindicaciones históricas de este barrio rural. A su parecer, esta sería una de las propuestas que habría que incorporar a la versión final de los presupuestos. También aparece entre las propuestas vecinales de los presupuestos participativos el coste supera la partida asignada.

Etiquetas
Comentarios