Despliega el menú
Zaragoza

El Ayuntamiento paraliza la compra de chalecos antibala tras la denuncia de irregularidades

Los sindicatos y dos empresas impugnan el concurso por ser únicamente accesible a un proveedor tras modificarse “a última hora”.

La Policía Local de Zaragoza contará con chalecos antibala
Efectivos de la UAPO de la Policía de Zaragoza
HA

El Ayuntamiento de Zaragoza se ha visto obligado a paralizar el concurso de compra de chalecos antibala para la Policía Local tras ser impugnado por los sindicatos y, al menos, dos empresas proveedoras, por posibles irregularidades en el proceso. Pese a que se creó una comisión técnica -compuesta entre otros por tres agentes expertos y un Intendente- que propuso cómo debían ser las prendas a adquirir, el área de Vestuario del Consistorio decidió modificar los pliegos “a última hora” y “unilateralmente”, según denuncian los colectivos sindicales.

Entre otros motivos, la redacción del concurso que se publicó el pasado día 4 de julio solo permitiría acceder al mismo a una empresa en concreto, dejando al resto excluidas, pese a que al menos cinco habían mostrado interés en presentar una oferta.

Tal y como refleja el escrito presentado este lunes por uno de los proveedores afectados, “el tejido que se pide para la funda exterior es un tejido de la marca Concordia fabricado en exclusividad para un fabricante de chalecos antibalas”. Un condicionante que “imposibilita a nuestro fabricante adquirir este determinado tejido para confeccionar las fundas y así cumplir con los requisitos del pliego”, continúa la queja.

Además, otra empresa del sector interesada en el concurso ha presentado otra reclamación al Ayuntamiento para impugnar el proceso ya que “la única forma que entendemos se puede cumplir dicho pliego técnico es teniendo un producto que cumpla con las mismas (características) ya de antemano”.

Por su parte, los sindicatos critican que las modificaciones técnicas incluidas han alterado lo acordado por la comisión técnica, lo que afectaría a la calidad, precio y adaptabilidad de las prendas elegidas. Tanto es así que todas las formaciones (CSL, CSIF, UGT, CC.OO, OSTA, STAZ y CGT) presentaron este miércoles un escrito formal de paralización.

Denuncian, entre otros motivos, que “se puntúan supuestas mejoras como las hombreras, que no las queremos; además, la funda no se ajusta al uniforme, no permite incorporar suplementos de protección...”, critican desde CSL.

Mientras, desde CSIF reclaman que se abra una investigación para “que se aclare el motivo por el que, de forma unilateral y sin negociación alguna, se introdujeron cambios en el pliego técnico de tal forma que quedan excluidas varias empresas que podrían optar a esa adjudicación y solo una cumple los requisitos, lo que desvirtúa cualquier pretensión de transparencia y objetividad en el proceso”.

Reunión el lunes

Los sindicatos y partes afectadas señalan al encargado del área de Vestuario, Eduardo Conejero, como responsable de este problema, que ha llegado hasta la propia consejera de Policía Local, Elena Giner. El que debía ser uno de sus mayores éxitos de la legislatura, la compra de chalecos antibala para los agentes (una de sus históricas demandas que el anterior Gobierno socialista no cubrió), se ha vuelto en su contra.

En el pasado, Conejero ya había sido el centro de las críticas policiales por la supuesta compra de equipamientos -como botas y cascos de motoristas o bragas de invierno- a un precio superior al de mercado, según relatan fuentes sindicales, aunque sin consecuencias legales.

Por todo ello, y tras “tensas” reuniones celebradas a lo largo de este miércoles, el Ayuntamiento ha convocado un encuentro para el lunes entre sindicatos, Jefatura y Dirección de Organización con el fin de “comprobar los requerimientos necesarios y tomar una decisión definitiva”, según fuentes municipales, que recuerdan que velarán en todo momento “por una libre concurrencia competitiva”.

Además, descartan que esta paralización ponga en riesgo la compra de los chalecos para este año, que ya cuenta con una partida de 450.000 euros. “Van a llegar”, aseguran.

Etiquetas
Comentarios