Zaragoza

La víctima del atentado del Pilar recurre por el daño moral

Reclama 80.000 euros al Supremo por la incapacidad, la falta de trabajo y su desarrollo personal tras la explosión.

El atentado de la Basílica del Pilar afectó a cuatro bancos con un artefacto casero de dos kilos.
José M. Marco

La víctima del atentado de la basílica del Pilar, Marta García Simón, ha interpuesto un recurso de casación ante el Tribunal Supremo para que le reconozca el daño moral que sufrió con la explosión del artefacto el 2 de octubre de 2013. Su abogado Guillermo Royo menciona las conclusiones del perito médico sobre la incapacidad que sufrió, la falta de trabajo y las afecciones personales como consecuencias de haber padecido la explosión del artefacto y del estrés postraumático.

"Marta no puede volver a pisar la basílica del Pilar después de la bomba y se encuentra en paro tras haber sufrido la explosión. Como la sentencia asume el estrés postraumático, reclamamos que se reconozca el daño moral sufrido que admitió un perito en el juicio", apuntó ayer el abogado Guillermo Royo.

La Audiencia Nacional reconoció las lesiones y las secuelas padecidas por la víctima, pero considera que "no ocurre lo mismo con la indemnización que para ella se solicita por daños morales por importe de 80.000 euros" porque carecen de base para sustentar la realidad de tales daños, en qué se han materializado y la cuantificación de los mismos.

Las defensas de los dos anarquistas chilenos Francisco Javier Solar Domínguez y Mónica Andrea Caballero Sepúlveda, que fueron condenados a 12 años de prisión como autores de un delito de lesiones terroristas y un delito de daños terroristas, han anunciado también sus recursos ante el Tribunal Supremo.

Los abogados de los condenados mantendrán la petición de libre absolución en su recurso. Asimismo, cuestionan la indemnización al Cabildo de 182.600 euros, la cantidad fijada por los daños materiales, que la sentencia les reconoció.

Etiquetas
Comentarios