Despliega el menú
Zaragoza

El taller de empleo Palacio Abacial III de Veruela ultima los detalles antes de la clausura

Durante seis meses se ha trabajado para continuar con la rehabilitación del palacio.

Alumnos-trabajadores en el palacio Abacial
El taller de empleo Palacio Abacial III de Veruela ultima los detalles antes de la clausura
N. B.

Los dieciocho alumnos-trabajadores que participan en el taller de empleo Palacio Abacial III del monasterio de Veruela dan los últimos retoques a la obra antes de la clausura que tendrá lugar este próximo 28 de septiembre.

Durante los últimos seis meses se ha trabajado para continuar con la rehabilitación de este palacio del siglo XVI. En esta edición, Diputación Provincial de Zaragoza (DZ) ha aportado 395.000 euros que se han destinado íntegramente a la restauración del sobreclaustro del palacio abacial, el patio principal. “Se han consolidado las fachadas interiores, colocado el forjado de madera y revoltones, se ha impermeabilizado y reparado la cubierta, se han acometido nexos de unión y distintos accesos dotándolos de iluminación y alumbrado de emergencia”, detalla el director del taller, Jaime Learde.

También se han realizado obras en el acceso principal, “reponiendo el adoquín”, y se ha construido una zona de acopio, “que era necesaria”, y unos aseos. En el sobreclaustro se han reproducido las celosías originales gracias al “buen trabajo de los alumnos del módulo de carpintería”.

El taller se reparte en tres especialidades: albañilería, carpintería e instalaciones, que a su vez se desdobla en dos módulos, de fontanería y electricidad. “Además de la formación específica de cada módulo, se les imparte una formación complementaria para ampliar su cultura, su desarrollo a la hora de tener entrevistas de trabajo, de búsqueda activa de empleo, y de competencia digital”, indica Learde.

Participan personas mayores de 25 años de edad que estaban en situación de desempleo y que además de formación, perciben un salario. “Es un programa mixto de formación socio-laboral y la formación y el trabajo que desarrollan en el monasterio es fundamental para el mantenimiento y la restauración del mismo”, asegura el director.

Tras las obras llevadas a cabo en los últimos años en tres talleres de empleo, entorno a uno 60-70% del palacio abacial está restaurado y listo para acoger los usos que determine la DPZ. “Está previsto convertirlo en un centro museístico y un palacio de congresos, para lo cual, tanto la planta baja como la planta bodegas y los nexos de unión entre las plantas, se están poniendo en valor poco a poco”, finaliza Jaime Learde.

Etiquetas
Comentarios