Zaragoza
Suscríbete por 1€

La promotora del colegio privado de Cuarte, salpicada por la Operación Púnica

La empresa Alfedel presuntamente habría pagado hasta 1,2 millones a Granados y a su socio en la trama de corrupción por cada centro que impulsó en Madrid.

La empresa que promueve el colegio privado de Cuarte de Huerva, Alfedel, está salpicada por la Operación Púnica. La impulsora de 19 centros educativos en la Comunidad de Madrid, donde actuaba la trama corrupta, pagó presuntamente mordidas de hasta 1,2 millones de euros a Francisco Granados y a su socio, David Marjaliza, por cada colegio concertado que ponían en marcha.

Según publicó ‘ABC’, el que fuera secretario general del PP de Madrid y número tres del Gobierno de Esperanza Aguirre y su socio se lucraban mediante la construcción de colegios concertados usando sus influencias políticas para que los ayuntamientos cedieran el suelo a un precio muy inferior al de mercado. A cambio, Alfedel pagaba una comisión que oscilaba entre 900.000 euros y los 1,2 millones, según detallaba la información publicada por el citado diario, y que atribuía como fuente a testigos y documentos presentes en la investigación.

Al parecer, siempre según las mismas fuentes, la comisión se enmascaraba mediante un contrato falso de consultoría entre Alfedel y una sociedad de Marjaliza. El fundador de la empresa, Alfonso Ferrón del Río, pagaría presuntamente a través de facturas falsas con apariencia legal. Quien terminaba pagando los terrenos y la construcción del colegio era la cooperativa de profesores que gestionaba finalmente todos los centros.

Este periódico intentó en la tarde de este martes contrastar la información con la empresa Alfedel, pero nadie respondió al teléfono. En su web especifican que la empresa, "durante las tareas previas a la actividad del centro, gestiona la promoción inmobiliaria de estos espacios educativos, el diseño y la construcción integral de los edificios, la creación de las cooperativas y la elaboración de los proyectos de centro que hacen posible la práctica educativa".

Aprobado el estudio detalle

La empresa Alfedel mostró su interés en noviembre del año pasado por construir un colegio privado en Cuarte en la zona de Santa Fe. En este caso, los terrenos en los que se instalaría son privados y el centro tendría capacidad para unos 1.600 alumnos de infantil, primaria, secundaria, bachillerato e incluso FP.

Una sociedad cooperativa –estas no tienen nada que ver con la con la trama presuntamente corrupta– presentó ya en el Ayuntamiento de Cuarte el estudio de detalle para la reparcelación de la zona, puesto que la construcción del centro requiere unir dos parcelas que están separadas por una calle. Y en el último pleno se aprobó definitivamente el estudio detalle que permite esta modificación. Las parcelas están ubicadas entre las calles de Canfranc, Riglos, Pirineos y Aínsa. El convenio presentado en el Consistorio planteaba una permuta de terrenos que pasa por destinar la vía ocupada por el solar a ensanchar las aceras del perímetro de la parcela resultante.

Ya han solicitado el concierto

El centro tiene previsto abrir sus puertas el próximo septiembre y ya ha solicitado el concierto al departamento de Educación del Gobierno de Aragón. Por su parte, la cooperativa de enseñanza Ánfora comenzó ya a principios de año a seleccionar a los socios, ya que el personal docente será cooperativista. Buscaban profesores de distintas titulaciones para un centro con cuatro líneas educativas, según especificaban en su oferta en la web.

La construcción de este centro en Cuarte ha sido vista con recelo en el municipio por algunos grupos políticos, que acusaron al Gobierno de Aragón de "menospreciar" a la educación pública para "allanar el camino a la iniciativa privada", después de que el tercer colegio público de la localidad se retrasara.

Etiquetas