Despliega el menú
Zaragoza

Vecinos y luchadores del bloque Esperanza del Gancho

16 personas viven en el primer edificio 'recuperado' por Stop Desahucios en Zaragoza.

Javier y su mujer, Aline
Vecinos y luchadores del Bloque Esperanza del Gancho

A Javier ya se le ha terminado la prestación por desempleo y tiene sobre la mesa una orden de desalojo de su vivienda. Aline está tramitando el Ingreso Aragonés de Inserción. Alicia y su marido no han trabajado nunca con contrato y ahora cobran el IAI. Inga tampoco tiene trabajo, ni Pilar... Son algunos de los vecinos del bloque Esperanza del Gancho (en la calle de Cerezo 41), como ha bautizado la plataforma Stop Desahucios Zaragoza al primer edificio que han 'recuperado' en Zaragoza.

La recuperación u ocupación de edificios es una acción reivindicativa y una llamada de atención por parte de las plataformas de afectados por la hipoteca y los desahucios. En este edificio de ocho viviendas viven 16 personas: 11 adultos, 5 menores y un bebé más en camino. Sus circunstancias personales son muy distintas: algunos llegaron hace seis años y pagaron alquiler con normalidad, otros son inquilinos recientes, otros han ocupado los pisos y no han pagado nunca... Pero todos están ahora unidos para luchar contra el desalojo y reivindicar su derecho a una vivienda.

La historia de este edificio refleja muy bien la evolución de la crisis. Se construyó en los tiempos de prosperidad, en 2006, un edificio con apartamentos de alquiler en el Casco Histórico. La crisis afectó de lleno al promotor, que se arruinó y entró en concurso de acreedores. En 2012 Caja Duero-Caja España se hizo con la propiedad. Y se desentendió del edificio y de sus inquilinos, según cuentan los afectados. Estos ni siquiera sabían a quién tenían que pagar o a dónde dirigirse. Desde Caja Duero- Caja España apuntan que siempre se les ha atendido en la oficina y a través de un abogado, y que los últimos contactos fueron hace un mes y hace quince días.

En 2013, el bloque entero pasó a manos de la Sareb, el 'banco malo', que ahora les reclama a algunos vecinos las cuotas de alquiler pendientes y ha abierto procedimientos de desahucio. Los vecinos se han unido y han contactado con la plataforma Stop Desahucios Zaragoza.

El edificio es relativamente nuevo pero se encuentra deteriorado por el abandono de los propietarios. El ascensor no funciona, hay muchas humedades y baldosas rotas en las escaleras, los vecinos han tenido que cambiar la puerta de la calle y arreglar ellos mismos el tejado. Funcionan como una pequeña cooperativa, hacen asambleas en la terraza o en la calle.

"Estamos unidos porque todos estamos viviendo una situación parecida. La crisis nos ha traído hasta aquí. Nos parece indignante que den millones para rescatar a los bancos y a nosotros nos quieran echar a la calle. Yo pagué mi alquiler desde 2006 y hasta abril de 2012, cuando el edificio pasó a manos de Caja España. Intenté ponerme en contacto con ellos varias veces para ver dónde tenía que seguir pagando, pero fue imposible. Nadie respondía, nadie vino a ver cómo estábamos o a asumir el mantenimiento del edificio. Entre todos los vecinos hemos gastado unos 6.000 euros en arreglos", explica Javier Acerete, de 36 años, que ejerce como portavoz y presidente de escalera.

Después el edificio pasó a manos del ‘banco malo’ y Javier perdió su empleo. "Trabajaba en la construcción y en 2012 me quedé en el paro. Este mes se me ha acabado la prestación por desempleo. De momento no tenemos más ingresos, aunque hemos pedido el IAI. La Sareb me comunicó que me subía el alquiler de 300 a 500 euros, y que debía 6.000. No puedo pagar esa cantidad. Y ya han puesto fecha para nuestro desalojo: el 15 de julio", se lamenta. Su mujer también está en el paro y tienen dos hijos de 3 y 4 años.

Ninguno de los vecinos del bloque tiene trabajo en estos momentos. Todos son solicitantes de viviendas públicas. Cobran ayudas sociales o las han solicitado. Como Alicia dos Anjos, de 26 años, que vive en el bloque desde hace dos con su marido y su hija de 3 años. Su cuota de alquiler es de 400 euros, que tampoco pueden pagar. Cobran el IAI hasta noviembre. "Ninguno de los dos hemos trabajado nunca con contrato. Mi marido trabajaba antes en la chatarra o el cartón, pero ahora no sale nada", apunta.

La Plataforma Stop Desahucios Zaragoza ha contactado con la Sareb y ha solicitado una reunión para buscar una solución para estos vecinos. Reclaman que se paren los procedimientos abiertos de desahucio y que se sienten a negociar en serio, como ya han hecho en otras ocasiones. Piden alquileres sociales para los afectados.

"Las administraciones son incapaces de dar una solución al problema de la vivienda. Siguen primando los intereses de los bancos a los derechos de las personas. No entendemos que haya miles de pisos vacíos y situaciones sociales muy graves", afirma Raquel de la Riva, de Stop Desahucios.

La Plataforma advierte que cada vez se están dando más desahucios por problemas con el alquiler. Ellos han creado una asamblea específica y llevan 47 casos. Según datos del Consejo General del Poder Judicial, el año pasado en Aragón hubo más desahucios relacionados con los arrendamientos que con las hipotecas.

Etiquetas