Zaragoza

Sanciones, transporte y zonas verdes

La nueva ordenanza sobre protección, tenencia y venta de animales entrará en vigor esta sábado

La nueva Ordenanza Municipal sobre la Protección, Tenencia responsable y Venta de Animales en la ciudad de Zaragoza entrará en vigor este sábado, 11 de enero, una vez cumplido el plazo oficial de 15 días hábiles tras su publicación en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP, 19 de diciembre de 2013).

El nuevo reglamento sustituirá al que hasta ahora permanecía vigente, que databa de 1994, y mejorará el marco social de tenencia de animales y mascotas en la ciudad.

El contenido de la nueva ordenanza ha contado con el apoyo unánime de los cuatro grupos municipales que componen la actual corporación municipal, así como de entidades sociales como la Federación de Asociaciones de Barrios de Zaragoza, organizaciones protectoras de animales o del propio Consejo de la Ciudad, a través de su Consejo de Protección Animal.

El proceso se inició en septiembre de 2012, cuando el primer borrador de la ordenanza fue sometido a estudio por el Consejo de Protección Animal.

El consejero de Medio Ambiente del Ayuntamiento, Jerónimo Blasco, ha indicado este viernes que "la Ordenanza supone un importante paso adelante para Zaragoza, no solo porque nos equipara a otras ciudades que ya habían avanzado en esta dirección sino, sobre todo, porque supone la actualización de una normativa que se encontraba obsoleta, completamente desfasada, que no era capaz de dar una respuesta satisfactoria a las situaciones del actual contexto social".

Según Blasco, el texto "va a suponer una irrebatible mejora en la protección y defensa de las condiciones de los animales en la ciudad, y no solo de las mascotas, y a la vez va a delimitar mucho más claramente y en beneficio de todos los ámbitos de convivencia entre los ciudadanos y los propios animales".

Animales en transporte público 

Uno de los aspectos más novedosos y de mayor repercusión social que incorpora la ordenanza es el del acceso de animales a los medios de transporte público. Así, en los autobuses urbanos podrán acceder únicamente animales en transportín o similar y siempre que su peso no supere los 10 kilos. En el tranvía podrán viajar animales en transportín o similar, en cualquier vagón del convoy, y podrán ir en el último vagón del convoy animales de menos de 10 kilos, sin transportín, pero con bozal o similar, y siempre en brazos de su propietario.

Se permitirá que un único animal, de más de 10 kilos de peso, con bozal o similar, y debidamente atado, viaje en el último vagón de cada convoy (dos ejemplares si es el mismo propietario).

Seis meses a prueba,  en el tranvía

La implantación de este reglamento específico del tranvía será sometido a un periodo transitorio de prueba de seis meses a partir de la entrada en vigor de la ordenanza. Una vez concluido este periodo se someterá a estudio y valorará el desarrollo práctico de la iniciativa para introducir los cambios o corregir las deficiencias detectadas, en el caso de que así se considerara.

Zonas verdes

La nueva ordenanza también regula otros aspectos relacionados directamente con la convivencia entre los animales de compañía y los usuarios de espacios urbanos, como zonas verdes, parques y jardines.

En este caso, también se introducen novedades respecto a la ordenanza anterior por cuanto pasa a establecerse un régimen abierto de esparcimiento canino en los parques de la ciudad. Una posibilidad que no eximirá al propietario del animal de la responsabilidad directa de mantenerlo bajo control en todo momento, asegurar su adecuado comportamiento y evitar cualquier riesgo para la seguridad, la convivencia o la tranquilidad de otros usuarios del parque.

Este régimen será limitado a tramos horarios nocturnos concretos (de 20.00 a 9.00 horas entre el 1 de noviembre y el 30 de abril, y de 21.00 a 9.00 entre el 1 de mayo y el 31 de octubre) y siempre en parques con una superficie superior a los 1.000 metros cuadrados. En este sentido, en todos los parques y zonas verdes de la ciudad se señalizará e informará debidamente de este aspecto.

La nueva Ordenanza también abre una nueva vía de convivencia en establecimientos de hostelería --bares, cafeterías-- por cuanto deja a discreción del propietario la posibilidad de permitir el acceso o no de animales al mismo.

Sanciones 

Se establecen tres niveles de sanciones por la comisión de infracciones --leve, grave y muy grave--, con una carga económica que va de los 50 euros de las consideradas leves a los 1.500 de las muy graves.

Por ejemplo, los propietarios de animales que no recojan los excrementos de sus mascotas serán sancionados con una multa fija de 80 euros (falta leve). Aquellos cuyas mascotas pongan en riesgo la seguridad de las personas o perturben la tranquilidad y la convivencia podrán ser sancionados hasta 500 euros (falta grave), mientras que los que cometan actos de maltrato o no los cuiden en unas condiciones mínimas podrían ser sancionados con hasta 1.500 euros.

"Aunque inicialmente esta nueva ordenanza puede generar ciertas incomodidades y algunos malentendidos, estamos convencidos de que a medio y largo plazo va a tener un impacto muy beneficioso, ya que regula aspectos que no se tenían en cuenta hasta ahora y que sí producían verdaderos conflictos", ha afirmado el consejero Blasco, quien ha estimado que la nueva normativa "es un ejemplo de equilibrio entre el respeto y la garantía de los derechos de los ciudadanos que no poseen animales de compañía y los de las más de 50.000 familias que en Zaragoza tienen alguno".

Información  

Para facilitar el conocimiento del nuevo reglamento el Ayuntamiento repartirá en los próximos días más de 40.000 folletos relacionados con los principales aspectos de la Ordenanza, especialmente los vinculados al uso del transporte público o la convivencia en zonas verdes.

Se llevará a cabo una campaña de difusión en emisoras de radio locales y el Cuerpo de voluntarios realizará tareas informativas en paradas de buses y tranvía, así como en parques y zonas verdes.

Etiquetas