Zaragoza

Autobuses urbanos

"Me hizo bajar del bus con tres niños pequeños y me dijo que me buscara la vida"

Daiana Furlani tuvo que bajarse el viernes pasado de un autobús urbano de Zaragoza porque solo llevaba 10 euros, después de que una máquina de recarga estropeada se hubiera tragado su billete de cinco.

La línea 53 antes de la construcción del tranvía
La línea 53 antes de la construcción del tranvía
HA

El pasado viernes Daiana Furlani salió de su casa al mediodía con sus tres hijos, de 4, 3 y 2 años, para llevar un medicamento que había olvidado su marido. Sin embargo, una máquina de recarga de tarjetas de autobús primero y un conductor de estos vehículos después le impidieron cumplir con el recado que tenía que hacer con urgencia.

Daiana cuenta que se acercó a un supermercado de la calle de Condes de Aragón de Zaragoza a recargar con 5 euros su tarjeta de autobús. Al ir a retirar el bono de transporte, la máquina informó con un: 'Error de billetera' de que se había estropeado. Daiana pidió ayuda a las trabajadoras del centro que consiguieron devolverle la tarjeta pero no el dinero ya que no tienen permiso para abrir la recaudación. Esta ciudadana se marchó sin saber con seguridad si su tarjeta había sido recargada.

El primer autobús de la línea 53 que llegó a la parada tenia ya dos carritos en su interior por lo que Daiana y sus hijos tuvieron que esperar al siguiente. Cuando este llegó, la mujer comprobó que el bono de transporte estaba vacío por lo que se acercó al conductor para pagar con 10 euros, los únicos que llevaba tras perder 5 en la máquina, los dos billetes necesarios, pues los otros dos niños más pequeños no pagan.

El conductor le indicó que, tal y como marca la normativa, solo daba cambios de 5 euros por lo que tendrían que bajarse del vehículo. Daiana asegura que intentó explicar lo ocurrido en la máquina de recarga, además de recordarle una situación similar que hace unos meses dejó en la parada a una mujer con su hijo enfermo y la revisión del reglamento que se está llevando a cabo. El conductor insistió en que esta nueva norma todavía no está en vigor por lo que no tenía obligación de aceptar este billete.

Furlani explica que con cierta desesperación le inquirió: "¿Me vas a dejar en la calle con los tres niños?", a lo que el trabajador de Tuzsa respondió: "Te tendrás que buscar la vida", una respuesta que para la afectada es muestra de "mala fe".

"Bajé del bus indignada y gritándole de todo menos bonito porque es que no me lo podía creer", asegura Daiana. "Puestos a ser meticulosos él no puede comer e iba con un chupa chups en la boca y sacando un brazo por la ventanilla", añade. "No es que me sobren los cinco euros, porque estoy en el paro y sin cobrar prestación, pero lo que me indignó fueron las formas".

Daiana puso una reclamación telefónica en Tuzsa, por lo que la empresa le pidió disculpas además de asegurarle que recuperará su dinero cuando abran la recaudación de la máquina. Sin embargo, cuando acudió a la oficina de la concesionaria en el Caracol recuerda que tampoco le quisieron escuchar. "Decían que no era obligación del conductor devolver cambio de 10 y que seguramente no llevaría, pero no me dejaron hablar ni explicarme", concluye.

El nuevo reglamento permitirá cambio de 10 euros

Si esta situación hubiera ocurrido dentro de unos días el desenlace hubiera sido diferente pues el recién aprobado reglamento del servicio público de transporte urbano de viajeros por autobús de la ciudad permitirá el cambio hasta los 10 euros.

El Ayuntamiento aprobó el pasado viernes, 28 de junio, el reglamento definitivo. En este se obliga a los conductores a devolver cambios a billetes de hasta 10 euros, mientras que si se utilizan cantidades superiores se expenderá un vale por el valor necesario que deberá ser canjeado en las oficinas de la empresa en la plaza de Aragón.

En la norma aprobada inicialmente en marzo, el cambio máximo permitido era de 20 euros, pero tras las protestas de los trabajadores, que reclamaban que esto les obligaría a llevar más dinero en efectivo afectando a la seguridad y provocando retrasos en las frecuencias, se ha optado por reducir el máximo a 10 euros e incorporar los vales a partir de esta cifra.

Fuentes del Ayuntamiento de Zaragoza explican que el reglamento se publicará en unos días en el Boletín de la provincia, "aunque todavía no se sabe cuándo", y 15 días después de su publicación entrará en vigor la nueva normativa.

Etiquetas