Zaragoza

Emigrantes aragoneses

"Los españoles no tenemos nada que desmerecer de colegas de otros países"

Rafael Peinado, ingeniero zaragozano de 36 años, lleva siete viviendo en China. Ha montado una pequeña empresa de ropa de deporte y montaña, con tiendas en España y China.

Rafael Peinado en China
"Los españoles no tenemos nada que desmerecer de colegas de otros países"
R. P.

Rafael Peinado, zaragozano de 36 años, estudió Ingeniería Industrial en Zaragoza y después se especializó en Comercio Internacional. Una beca ICEX del Gobierno español le abrió la puerta para viajar a China hace más de siete años. Le gustó el país, aprendió el idioma y después montó una empresa de fabricación y venta de ropa de deporte y montaña.

"Me seleccionaron para trabajar en la embajada de Pekín y acepté encantado. De China me atraía mucho el completo desconocimiento que tenía del país y el gran reto (superado) que suponía aprender su idioma. La adaptación fue sencilla. Llegué con otros cinco jóvenes y teníamos un programa de inmersión y apoyo local. A pesar de las diferencias, China era en aquel momento un país relativamente sencillo para adaptarse. Últimamente las cosas están volviéndose más complicadas", cuenta.

Hace cinco años decidió montar una empresa con su hermano (él desde España): OS2O, de fabricación y venta de ropa deportiva. "La idea la gestó mi hermano, ingeniero de telecomunicaciones, tras una vuelta al mundo. Después de varias experiencias laborales en las que nos dimos cuenta de que no nos iban a llevar a la autorrealización, decidimos poner toda nuestra energía en nuestro principal interés: el deporte y la montaña. Intentamos pensar distinto. Diseñamos, fabricamos y vendemos la ropa al cliente final, eliminando intermediarios. A pesar de la que está cayendo, nos va bien y ya tenemos tres tiendas en España (Zaragoza, Madrid y Barcelona) y una en China (en Tianjin)", explica.

Rafael vive en Pekín ("una ciudad enorme, con mucho ajetreo") y de España echa de menos a la familia, los amigos, los Pirineos y el aire. "La contaminación no deja practicar deporte al aire libre con continuidad", comenta.

Desde fuera ve con preocupación la situación de España, pero se declara optimista a medio plazo. "Es preocupante ver cómo un país con tanto talento y unos recursos increíbles está en esta situación. Los que estamos fuera, cuando sale el tópico tema de la economía, tenemos que agachar las orejas por culpa de unos gestores con poca aptitud. Por educación, capacidad de trabajo y capacidades sociales no tenemos nada que desmerecer de colegas de otros países", afirma.

Rafael anima a otros españoles a viajar o a quedarse en España e innovar: "Una experiencia en el extranjero es vital para cualquier joven en periodo de formación, por idiomas, por ampliar la visión del mundo, por la aventura. También para gente más senior nunca es tarde si hay ganas. Pero hay que hacerlo convencido. En España también hay oportunidades. Mi consejo sería no esperar nada de nadie (sobre todo de las instituciones) e intentar innovar hasta en las cosas más pequeñas. Todavía quedan muchas cosas por inventar y sigue habiendo muchas empresas a las que les va bien", asegura.

Etiquetas