Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Zaragoza

Preocupación vecinal en el entorno del Parque Bruil por un socavón en la ribera del Huerva

Los vecinos aseguran que las dimensiones del agujero "van en aumento" y temen por su seguridad

Socavón en la rivera del río Huerva
Preocupación vecinal en el entorno del Parque Bruil por un socavón en la ribera del Huerva
T.M.

Una mezcla de preocupación y malestar es lo que sienten los vecinos del entorno del Parque Bruil cuando se les pregunta por un "gran socavón" que, según ellos mismos apuntan, lleva "más de dos años creciendo" en el paseo de la ribera del Huerva. Está localizado justo debajo de la única estación de servicio que hay en el camino de Las Torres, un lugar muy transitado tanto por viandantes como por ciclistas, quienes a diario ven cómo lo que comenzó siendo "un pequeño agujero" se ha convertido en "una trampa para quienes no conocen la zona", dice Julio Gutiérrez, mientras camina por la ribera.

"Los que somos de por aquí ya nos hemos acostumbrado a ver las dos vallas mal puestas que se supone que están para cubrirlo. El problema es que por aquí pasan muchos niños y cualquier pequeño despiste se puede convertir en un accidente lamentable", asegura este vecino de Las Fuentes.

"Estamos ante una situación que no es más que el reflejo de la dejadez y falta de interés absoluto por parte de los responsables. Este agujero lleva aquí más de dos años. Y no será porque no nos hemos quejado veces", comenta José Antonio Ramírez, un jubilado que reside en los alrededores. "Paso por aquí, caminando, casi todos los días y se me cae la cara de vergüenza al ver cómo pueden permitir el deterioro del paseo", argumenta Ramírez. "Con lo bien que dejaron la zona y lo poco cuidada que está ahora", insiste el zaragozano.

Una opinión que también comparte María del Rosario Abadía, vecina de la calle de Asalto. "Uno de los vecinos de mi bloque ya se quejó al Ayuntamiento hace más de un año, pero aquí nadie se ha acercado a arreglarlo. Se creen que con poner unas vallas, es suficiente, cuando lo más lógico sería que lo acondicionaran", dice indignada, la zaragozana. "Por suerte o por desgracia no ha llovido en los últimos meses de manera continuada. Si le diera por diluviar durante unos días, el boquete sería enorme", opina Álvaro Dieste mientras se dirige, en su bicicleta, hacia el Parque Bruil.

Una situación que la Asociación de Vecinos Parque Bruil San Agustín ya ha puesto en conocimiento del Ayuntamiento y la junta de distrito "en varias ocasiones", apunta la presidenta de la entidad, Carmen Turégano, así como también de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE). "Es precisamente a este organismo a quien le corresponde acondicionar y arreglar el agujero. Aproximadamente en el pasado mes de mayo les enviamos la correspondiente queja de la que todavía estamos esperando respuesta", concluye Turégano. Mientras tanto, algunos vecinos aseguran: "Lo triste es que, de tanto verlo, ya nos hemos acostumbrado a que esté ahí. Ojalá lo arreglen pronto y el problema no vaya más allá".

Etiquetas