Zaragoza

Arcosur

Cada vez más cerca

Hoy se inician los trabajos de asfaltado de las primeras calles de Arcosur y la semana pasada se colocaron las primeras baldosas.

Arcosur_2
ARQUEROS

A vista de pájaro, Arcosur sigue siendo un barrio fantasma. Un puñado de edificios, algunos a medio construir, otros a falta de los remates finales, se distribuyen a lo largo y ancho del vasto terreno ubicado al sur de la ciudad. Pero tras numerosos retrasos, los que serán primeros vecinos de la nueva urbanización están a punto de dar el paseo inaugural por sus futuras calles y conocer desde dentro las casas que tanto ansían.

Será el 23 de junio, día en que se celebre una jornada de puertas abiertas en el barrio -en estos momentos vallado-, cuando los nuevos moradores atraviesen por primera vez la verja que les separa de las fases 1 y 2. A principios de septiembre comenzará la entrega de llaves. El mes tope que fija el plan de viabilidad para hacerlo es octubre, cuando se espera que 1.700 viviendas estén terminadas.

Este mismo lunes se empiezan a dibujar varias calles con el inicio del asfaltado de las vías urbanas. Se prevé que a lo largo del próximo mes se plasmen alrededor de 11 kilómetros de vial entre los edificios, cifra que se elevará a 22 a finales de octubre. Asimismo, hace dos semanas se pusieron las primeras baldosas y pronto se verán erguidas varias hileras de farolas.

Con estas perspectivas, varios son los temas que, a día de hoy, centran las preocupaciones de los cooperativistas. Casi todos centrados en los equipamientos básicos del barrio. El que más preocupa es, probablemente, el centro educativo que quieren se construya en el barrio. "Durante el pasado proceso, no se permitió que ningún niño ejecutara la matriculación en los colegios de la zona en el periodo ordinario", se lamenta Almudí. Por esta razón, muchos padres han tenido que recurrir a centros cercanos a sus actuales lugares de residencia.

Ante este panorama, los 'arqueros' reclaman que se destinen a un centro educativo los 3 millones de euros que reservados para equipamientos públicos.

El acceso a la urbanización mediante transporte público también preocupa a los futuros habitantes de esta zona de la ciudad. Lo ideal, según manifiesta Antonio Almudí, presidente de la asociación de vecinos Arqueros, sería "prolongar la línea 1 del Tranvía" y conectar el barrio con el centro de la ciudad mediante autobús urbano. Para abordar estos temas, mantendrán una reunión esta misma semana con el área de movilidad del Consistorio zaragozano.

Muy conscientes de cuáles serán sus necesidades una vez entren a vivir, los vecinos también han iniciado las conversaciones con el departamento de Sanidad de la DGA y con los diferentes distritos para no saturar los centros de salud de los barrios adyacentes, como Valdespartera.

"Saboreando el momento"

Más optimista que hace solo unos meses, Almudí se felicita de estar, igual que sus futuros vecinos de escalera, "saboreando el momento". "El hecho de ver el movimiento ya nos anima, aunque vamos a seguir moviéndonos por lo que haga falta", afirma. El presidente de los Arqueros asevera que siguen vigilantes: "No vamos a parar hasta que se cumpla lo prometido", por lo que no descartaría "nuevas movilizaciones" en caso contrario.

Etiquetas