Zaragoza

Reconversión de la zona

¿Qué ha sido de los bares de El Rollo?

Una rápida radiografía a los locales de Moncasi refleja el cercano fin del conjunto de calles entendido como zona de bares.

Estado actual de la fachada del Pepeleshes
A. M. B.

No es aconsejable para los más nostálgicos caminar por la calle de Moncasi y alrededores un viernes o sábado por la noche. Algunos de los bares más clásicos, que un día fueron lugar de quedada para las pandillas, han ido bajando paulatinamente sus persianas de forma definitiva.

Otros pubs 'de toda la vida' han sido traspasados, de modo que, donde antes se encontraban La Enagua, el Bis a Bis o el Extra sin Filtro -por citar algunos-, ahora se reparten cafeterías, tiendas de alimentación, mercerías, peluquerías o farmacias, entre otros tipos de locales. Prueba evidente de la reconversión que está experimentando la zona.

Los menos continúan con actividad, aunque tienen colgado los carteles de 'se alquila' o el de 'se vende'. Solo algunos bares de la vieja escuela, como el Atrio o la Concordia, aguantan con estoicisimo los cambios en el ocio nocturno de la jóvenes zaragozanos. En un último peldaño se agrupan aquellos que no solo han cerrado, sino que ofrecen un aspecto ruinoso.

Perpetuo Socorro

El Amuleto, cuya fachada muestra una estampa lamentable, está en alquiler. Junto a él, el bar La Concordia, uno de los clásicos de El Rollo, sigue adelante, acompañado únicamente en la calle por el Muffin Club.

Maestro Marquina

Atrio y Posturas siguen tirando del carro en Maestro Marquina, eje básico de las cinco calles. Entre ellos, el Orígenes muestra el cartel de 'se alquila'. La Enagua, el Cíbola y el Pepeleshes, tres imprescindibles para sus respectivos públicos, han echado el cierre. Celeste y JB siguen abriendo cada fin de semana, aunque sus estilos musicales ha virado radicalmente.

Arzobispo Domenech

Más desoladora es la situación en Arzobispo Domenech, donde solo el cartel del Norte permanece intacto. Es el único bar que continúa abierto en la calle. El Bis a Bis y el Cha, cha, cha fueron traspasados hace tiempo. En su lugar pueden encontrarse una academia o un centro médico.

José Moncasi

La calle José Moncasi es otra de las paradigmáticas del cambio en la zona. El Extra Sin Filtro, por ejemplo, es ahora una farmacia. Ya no es posible empezar la noche tomando unos chupitos en el Escondido o el Otto Var, que están en alquiler, igual que el Yaestá.

Lozano Monzón

En la vía principal de entrada a la zona de bares se mantiene la tónica general de las otras calles. El Desastre, el Hamburguesas o la Devizio siguen en pie de guerra. Otros, como el Brujas, el Dieciséis o el Diecisiete permanecen inactivos a la espera de un arrendatario. Por último, el Capitán Trueno mantiene su nombre originario, si bien ahora es una tranquila cafetería.

Etiquetas