Zaragoza

Medio Ambiente

SOS del soto de Cantalobos por la grave sequía

37.000 euros pondrían remedio a la drámatica situación de la formación natural, según Ansar. Las obras han de acometerse antes de la primavera.

Estado actual del Soto
Soto de Cantalobos_2
P. E./A PHOTO AGENCY

El soto de Cantalobos languidece. La vegetación de esta formación natural necesita agua y la necesita ya. Desde la Asociación Naturalista de Aragón (Ansar) son tajantes: hay que actuar antes de que llegue la primavera o el paraje se verá seriamente dañado. 

Esta asociación explica que ya se ha diseñado un plan de actuación que consiste, básicamente, en llevar agua a los árboles de forma artificial mediante una tubería. La situación que vive el soto no es nueva porque el líquido elemento lleva años sin entrar de forma natural en el soto, pero la grave sequía que padece Aragón este año hace que la necesidad de actuar se haga más vital aún.

"El río nos va a dar muy pocas alegrías este año", dice Ismael Sanz, el coordinador del proyecto VoluntaRíos de Ansar, que explica que los niveles de bajada del Ebro son muy inferiores a lo que sería deseable, y razonable, en estas fechas.

La obra que ha de acometerse ha de ser autorizada por el Ayuntamiento de Zaragoza, la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) y la Diputación General de Aragón (DGA). Todos los organismos han mostrado ya su conformidad.

Estudio

Fuentes del departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente de la DGA han explicado que el consejero, Modesto Lobón, acordó con Jerónimo Blasco, consejero municipal de Medio Ambiente, en una reunión mantenida este martes, que en vez del Ayuntamiento, organismo del que la obra dependía en un primer momento, esta correría a cargo de la DGA. 

"Ya está acordado, y los técnicos se han traslado hasta el lugar para ver 'in situ' lo que se tiene exactamente que llevar a cabo. Cuando esté elaborado el plan de obra y el presupuesto disponible se comenzarán las obras. No hay fechas señaladas", han señalado dichas fuentes.

Sin embargo, desde Ansar han indicado que ellos tenían noticia de que todo el trabajo 'de despacho' ya estaba hecho antes de este acuerdo: se había presupuestado la obra, el propietario de los terrenos donde se tiene que acometer había mostrado su conformidad y los caudales necesarios para llevar a cabo la operación estaban aprobados, según enumera Ismael Sanz. 

El coordinador de VoluntaRíos ha explicado que se trata de una obra pequeña -"se tardaría unos dos días", ha apuntado- a la que se prevé un coste de 37.000 euros. "El propietario de los terrenos solo nos ha puesto un pero a las obras: que se acometan antes de que empiece a cultivar su campo", ha abundado Sanz.  

Lo deseable para no comprometer el futuro del soto es, sin embargo, que la obra se haga antes de la primavera. "Si no el soto peligrará", ha apuntado Sanz, algo que sería muy grave, porque el soto de Cantalobos es "el núcleo más importante del anillo verde de Zaragoza".

Galacho de Juslibol

La situación en otro entorno singular como es el galacho de Juslibol no es, ni mucho menos, tan preocupante. "Aunque está a niveles de verano, el tema no es dramático", apunta Ismael. 

El motivo es que el galacho está en una terraza inferior que el soto de Cantalobos y por eso, aunque el Ebro baje con poca agua, no está tan perjudicado.

Etiquetas