Zaragoza
Suscríbete

ECONOMÍA Y EMPRESA

A la conquista de Silicon Valley

Libelium y Linkovery son dos empresas zaragozanas que están diseñando su expansión a EE. UU. en los próximos meses. Para abrir boca han estado una semana en Silicon Valley.

Sin llegar a la treintena, Alicia y Mariano no solo han creado su propia empresa sino que planean la internacionalización de las mismas. Estos jóvenes zaragozanos ignoran lo que significa el desánimo y lo saben todo del optimismo, clave de bóveda de la innovación. Libelium y Linkovery, sus respectivas empresas, acumulan premios y reconocimientos en su corta vida. Este martes compartieron su experiencia en el Patio de la Infanta, espacio social de Ibercaja.

“¿Por qué es Silicon Valley, Silicon Valley, Silicon Valley? ¿Por qué todo el mundo mira ahí?”, se preguntaba Ricardo Pedrol, director de proyectos de la Fundación Zaragoza Ciudad del Conocimiento ante más de medio centenar de personas que asistían a la conferencia 'De Zaragoza a Silicon Valley'.

Simplemente porque a día de hoy, y desde hace 50 años, Silicon Valley es el kilómetro cero de la innovación tecnológica no solo de Estados Unidos, sino de todo el mundo. Por ello, la Fundación Zaragoza Ciudad del Conocimiento – en cuyo patronato figuran el Ayuntamiento de Zaragoza, Ibercaja, Caja de Ahorros de la Inmaculada (CAI), Telefónica, Siemens, Endesa y Veolia Water Solutions & Technologies – ha puesto en marcha el programa 'Innovate Studio G Accelerator'.

Este programa ha propiciado que Libelium y Linkovery, dos empresas zaragozanas, hayan participado en una semana intensiva de aceleración empresarial en esta cuna del conocimiento y la innovación. Sus responsables Alicia Asín y Mariano Torrecilla, respectivamente, compartieron en el patio de La Infanta las experiencias que se trajeron del kilómetro cero tecnológico del mundo.

Ecosistema de la innovación

A Silicon Valley, dijo Ricardo Pedrol, “no se puede llegar de turista”. Con esta afirmación Pedrol quería incidir en la importancia de “entrar en las redes de confianza” que existen en el 'Valle del Silicio' y aprovechar que allí realmente se premian los méritos, “que te permiten entrar en el ecosistema” que allí existe.

Ecosistema es, quizás, la palabra más repetida para referirse a Silicon Valley como dijo Alicia Asín, de Libelium. Un ecosistema en el que se relacionan, de tú a tú y en el mismo lugar, empresas y vías de financiación.

Alicia Asín explicó que su proyecto consiste en “hacer que las ciudades sean más inteligentes a través de sensores conectados con internet” que tienen diversas funcionalidades, desde encontrar aparcamiento hasta medir la contaminación del aire.

La empresa nació en 2006 en el seno de la Universidad de Zaragoza con un capital de 3.006 euros procedente de los ahorros de los dos padres de la empresa. Cinco años más tarde, la empresa ha pasado de 12 a 25 empleados solo en 2011 y esperan llegar a 30 antes de final de año y facturar cerca de 2 millones de euros. Además, ya están presentes en 45 países.

Mariano Torrecilla hizo lo propio con Linkovery. El joven emprendedor explicaba que su proyecto consiste en “un escritorio on-line de aplicaciones, fácil, rápido y accesible desde cualquier dispositivo”. La empresa se fundó en 2009 a partir del sistema de aplicaciones del iPhone. “Pensamos en hacer algo similar al sistema del iPhone, que nos pareció muy interesante y con mucho potencial, en internet y accesible desde cualquier dispositivo, no solo limitado a un teléfono”.

Tanto Alicia como Mariano empezarán a construir la filial estadounidense de sus empresas en 2012 en la que será la segunda parte del programa en el que participan. Tendrán tres meses en los que seguirán contando con la mano amiga de la fundación zaragozana. En este sentido, el director de proyectos ha querido hacer hincapié en que la apertura a EE. UU. no significa, en ningún caso, abandonar Zaragoza, donde seguirán “creando conocimiento y riqueza”.

Etiquetas