Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

SUCESOS

Persecución en Zaragoza se salda con dos policías heridos

El joven de 23 años, y conductor de un ciclomotor, llegó a conducir en dirección contraria y por la acera a gran velocidad. Tenía prohibido conducir hasta el año 2026 por diversas infracciones.

Fuentes de la Policía Local de Zaragoza han informado de que este martes, hacia las 13.00, tuvo lugar una persecución de un conductor que estaba cometiendo una infracción de tráfico por diversas calles del centro de la ciudad.

El conductor del ciclomotor, J. C. C., de 23 años de edad, fue sorprendido por una patrulla de Policía Local circulando en dirección contraria por la calle de Sancho y Gil. Al tratar de darle el alto para corregir la infracción, el conductor intentó darse a la fuga, comenzando a circular por encima de la acera a gran velocidad, obligando a los peatones a retirarse para evitar ser atropellados.

En su huida, según han informado fuentes de la Policía, el conductor no respetó la señalización que iba encontrando, «todo ello en una zona muy transitada por peatones, con un elevado riesgo de producirse un accidente», informan.

En la persecución del vehículo, que se desarrolló por gran parte de la zona centro, colaboraron varias patrullas de Policía, consiguiendo detenerlo finalmente.

En ese momento, el conductor dejó el ciclomotor en el suelo y continuó su huida a la carrera, invadiendo la calzada y accediendo a la misma justo delante de uno de los vehículos patrulla. El agente que conducía el vehículo policial, para evitar atropellarlo, se vio obligado a realizar una maniobra evasiva, remontando la acera llegando a golpear un muro, y resultando con lesiones de carácter leve los dos policías que circulaban en él.

El conductor del ciclomotor finalmente fue detenido y pasará a disposición judicial. Le serán imputados un delito de conducción temeraria y otro por conducir habiendo perdido la vigencia del permiso por la perdida total de los puntos que tenía asignados.

El joven, además, circulaba estando el ciclomotor dado de baja definitiva y carecía de seguro obligatorio de responsabilidad civil y tenía acumuladas y en vigor nueve suspensiones temporales del permiso por distintas infracciones de trafico, que no le permitían conducir hasta el año 2026.

El conductor llevaba puesto el casco de protección reglamentario, y arrojó un resultado negativo en la prueba de alcoholemia.

Etiquetas