Zaragoza
Suscríbete

comercio

Millán, una tienda más que centenaria

Se cumplen 101 años de la apertura de este comercio dedicada a la electricidad. En 1910, José Millán abría su primer establecimiento en la capital aragonesa.

Fachada de A. Millán, en el paseo de la Independencia
Millán, una tienda más que centenaria
P. Z.

A. Millán Electricidad es un comercio dedicado al sonido y la electricidad que continúa ofreciendo a sus clientes artículos exclusivos. Algo poco corriente. Una manera de hacer frente a la competencia feroz de las grandes superficies.

En 1910, José Millán inauguraba su primera tienda en la zaragozana calle de Rufas, esquina con la del Coso. Allí comenzó vendiendo material eléctrico y de sonido. El negocio prosperó y en 1935 abrió una sucursal en el paseo de la Independencia, número 31.

Tras el parón de la Guerra Civil sus hijos se incorporaron a la empresa, abriendo nuevas tiendas en la plaza de Roma y en la calle de María Moliner. Actualmente continúan como tres empresas independientes, regentadas por los nietos de José Millán, aunque dedicadas a la misma actividad empresarial. Alberto Millán estuvo en el local de Independencia hasta que sus hijos Javier y Mercedes se hicieron cargo del negocio. La primera tienda ya no sigue en la calle de Rufas, ya que el edificio que la albergaba fue derribado en la segunda mitad del siglo pasado.

Millán es un negocio familiar que ha pasado de padres a hijos durante sus 101 años de existencia. Y seguro que serán muchos más, ya que los sobrinos de Javier Millán Mainar, al frente de la tienda de Independencia, «continúan con la empresa familiar», añade.

Javier regenta el establecimiento junto a su hermana Mercedes y su cuñado José Luis Torrecilla. Al entrar en la tienda suena música clásica: «Siempre tengo música, me gusta. Clásica o jazz, según el día», explica Javier.

Su clientela es muy variada: desde centros oficiales y colegios, pero también gente de a pie, personas mayores y jóvenes, que buscan en su tienda artículos poco comunes, que no se encuentran fácilmente. «Lo que se vende en todas partes no lo compro, precisamente porque ya se oferta en muchos establecimientos y no puedo competir», cuenta Javier. En la tienda de Millán se puede comprar desde una simple bombilla hasta una mesa de sonido profesional o micrófonos de estudio.

Las obras del tranvía que, nuevamente, sitian el paseo de la Independencia son un varapalo para las tiendas de la zona. Javier señala que, además de la crisis, «ahora empezamos a notar también el efecto de las obras en el paseo».

Al lado de la A. Millán Electricidad, se encuentran Flores Juste y la pastelería Soconusco, los tres establecimientos más antiguos del paseo de la Independencia. Entre los tres suman más de 250 años.

Etiquetas