Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

ZARAGOZA

Juegos infantiles junto a las vías

Los vecinos del sector Centro alertan de la proximidad de las áreas infantiles al tranvía. Los responsables aseguran que se vallará pronto la zona.

Un vallado perimetral separará las zonas de juego del trazado del tranvía.
Juegos infantiles junto a las vías
JOSé MIGUEL MARCO

Cuando un balón cruza la calzada, un niño -sin ser consciente del peligro y sin prestar atención- suele abalanzarse para recuperarla. Aparece por el lugar más inesperado sin dejar apenas tiempo para reaccionar. Ese es el riesgo que ven los vecinos de Gran Vía y Fernando el Católico al observar que las áreas infantiles de estas zonas se encuentran a escasos centímetros de las vías del tranvía y, unos pasos más allá, de la calzada. Temen que los niños se precipiten, por un motivo u otro, a los carriles y sufran un atropello. «Pueden estar jugando al pilla-pilla, se les puede caer una pelota o simplemente que no se den cuenta de que han dado dos pasos hacia atrás y han invadido el espacio del tranvía o de los coches», argumentaba Pilar Bernad mientras calculaba a ojo las distancias. «No me lo explico. ¡Si los niños son impredecibles e irresponsables por naturaleza! No se les puede dejar jugar al lado de un posible peligro», exclamaba su hermana Esther, que tiene dos hijos de 3 y 5 años.

Ante la preocupación mostrada por algunos padres y madres, fuentes de la sociedad Los Tranvías de Zaragoza explicaron que las zonas infantiles «todavía están en construcción» y que «se acotarán para que no haya ningún tipo de peligro». Para ello se pondrá un vallado perimetral con estacas de madera de pino, protegidas por una capa de cobre para que sea resistente al agua y que está siendo elaborado por un carpintero local, afirmaron.

Las estacas tendrán una altura de casi un metro y un diámetro de diez centímetros. Además, entre ellas no habrá una distancia superior a esta medida -diez centímetros- para «evitar que los niños quepan entre ellas», apuntaron las mismas fuentes.

En las zonas donde los niños puedan alcanzar una mayor altura «por subirse a un tobogán o a parte del mobiliario de juego» las estacas alcanzarán los 1,30 metros «para evitar que puedan saltarla».

Además, el acceso a estas áreas infantiles se realizará por el lado contrario al que circula el tranvía. «Se pondrán dos bancos en cada entrada para que se sienten los padres y sirvan también de escolta para los niños. Aunque ahora parezca peligroso, con las medidas que se van a llevar a cabo no lo será», precisaron.

Etiquetas