Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

JACETANIA

Muere un cazador por accidente en Artieda

El fallecido, natural de Pamplona y de 56 años, recibió un impacto de cartucho en el abdomen y falleció casi en el acto.

José Ignacio de Augusto.
Muere un cazador por accidente en Artieda
DIARIO DE NAVARRA

Un cazador de 56 años y natural de Pamplona falleció ayer al recibir un disparo involuntario durante una batida de jabalís en el coto municipal de Artieda, localidad de la Jacetania junto al embalse de Yesa. El accidente se produjo a las 12.50 en el paraje de Peña Nabla -conocido en la zona como El Paco- donde se repartía una cuadrilla de 43 vecinos de Pamplona y Leitza. José Ignacio Nicolás de Augusto y Martínez se encontraba apostado a la espera de que otros compañeros hicieran de resacadores, esto es, levantaran de sus encames a los animales ayudados por los perros.

Durante este ejercicio, un jabalí cruzó cerca del paso en el que se encontraba escondido el cazador navarro y otro compañero situado cerca disparó su rifle para hacerse con la pieza. El cartucho impactó en el abdomen de José Ignacio, que falleció casi en el acto. La Guardia Civil investiga si le dio directo o rebotó en algún punto. "Al hombre le dio tiempo a avisar por la emisora al resto de cazadores 'me habéis dado, estoy en el puesto trece, me habéis dado', les dijo. Corrieron hacia él y cuando llegaron todavía estaba vivo", relató ayer el alcalde de Artieda, Javier Jiménez.

Los presentes llamaron a los servicios de emergencia y hasta el lugar de los hechos se desplazaron la Guardia Civil, un médico forense y un juez de Ejea de los Caballeros para levantar el cadáver. El cuerpo se encontraba en un punto de difícil acceso y fueron los propios cazadores quienes construyeron una camilla con ramas y palos para evacuar a su compañero hacia una zona del monte menos pendiente y cercana a la localidad de Los Pintanos.

"Medios deficientes" de rescate

El alcalde de Artieda lamentó que el equipo de emergencias no contara con una camilla y un equipo suficiente para rescatar el cuerpo y que hubieran sido los cazadores quienes tuvieran que hacerlo. "Es lamentable que los medios oficiales sean deficientes y estén en esas condiciones. Hace sentir una gran impotencia", denunció Jiménez.

José Ignacio era natural de Pamplona y muy conocido en Artieda, donde iba cazar los fines de semana desde hace más 25 años (las dos localidades distan apenas unos 60 kilómetros). Poseía, además, una casa en el municipio zaragozano, de la que disfrutaba en ocasiones con amigos.

El fallecido estaba casado y tenía dos hijos (un chico de 30 y una chica de 17). Era técnico informático y poseía junto a dos socios -uno de ellos su hermano- la empresa pamplonesa Comercial Mecanográfica Navarra. La compañía daba soporte informático a la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) de Pamplona, al Gobierno de Navarra, a varios institutos y a otras empresas. "Era una persona muy agradable y tenía amistad con la gente del pueblo", comentó Jiménez.

El presidente de la Federación Aragonesa de Caza, Fernando Tello, lamentó ayer este accidente y recordó que los siniestros en este deporte "son contados". "En los últimos tres o cuatro años ha habido unos dos fallecidos en Aragón", comentó. Explicó, además que la temporada del jabalí dura hasta el cuarto domingo de febrero y que, por seguridad, hay que llevar chaleco reflectante y prendas fosforitas -una gorra, por ejemplo-.

Etiquetas