Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

SAN MATEO

El barrio de El Saso lleva un mes sin luz en las calles por dos robos de cobre

Los ladrones se llevaron 3.800 metros de cable de las farolas del núcleo de San Mateo. El Ayuntamiento adquirió el material de repuesto, pero también lo sustrajeron.

Los vecinos del barrio de El Saso, en San Mateo de Gállego, no ganan para disgustos. El núcleo se inauguró, según denunciaron algunos vecinos, con deficiencias en la obra y ahora la mitad de la urbanización se encuentra, literalmente, a oscuras. Así llevan alrededor de un mes. La causa, el robo de 3.800 metros del cableado de las farolas, que aún no ha sido sustituido porque los amigos de lo ajeno también sustrajeron días después el material que había adquirido el Ayuntamiento para arreglar los desperfectos.

Los residentes de El Saso, área con casi mil parcelas siempre en medio de la polémica (hay dos procesos judiciales abiertos y la oposición ve ‘anomalías’ en las cuentas), han visto cómo la falta de alumbrado ha limitado en la práctica su vida cotidiana. Guillermo Viñuales, uno de los afectados, comentó ayer que, cuando anochece, aquello parece “la boca del lobo”. Con la inseguridad que implica en las calles. No se atreve a que su hija de diez años salga sola para ir a la casa de la amiga o pasear al perro, ya que los coches pueden no verla. La solución, aparte de extremar las precauciones, no es otra que portar una linterna.

“No nos podemos mover libremente. Estamos peor que antes de que se urbanizara El Saso”, afirmó sin tapujos. Cuando no había alumbrado público, los vecinos colocaron farolillos o luces en la entrada de sus propiedades, si bien los desmontaron a raíz de las obras de urbanización. Conclusión, a partir de las 18.00 ya no se ve nada. Viñuales lamentó que los vecinos tengan que “aguantar carros y carretas”.

Edmundo Núñez, edil del PP, criticó que el Consistorio no haya tomado ninguna medida preventiva a pesar de que, en plena oscuridad, es más fácil que los ladrones arranquen más metros de cable. Y se mostró extrañado por que el Ayuntamiento comprara cable para resolver la situación sin informar al pleno.

Jesús Villagrasa, el alcalde (PSOE), dijo que unos desconocidos accedieron al almacén municipal haciéndose con los kilómetros de cableado de repuesto (valorados en 8.000 euros), diverso material y una furgoneta. El vehículo apareció detrás del cuartel de la Guardia Civil de Alfajarín. Justificó el retraso en la solución del problema de la luz a este hecho delictivo. Añadió que han vuelto a encargar más cable y confió en que los trabajos de reparación comiencen la próxima semana.

Villagrasa señaló que los tramos de El Saso que carecen de luz son aquellos en los que hay menos viviendas construidas. Algo con lo que no está de acuerdo Núñez, quien aseguró que la oscuridad se extiende por los andadores 4, 5 y 6, así como por el camino paralelo a la A-123 y el recorrido en diagonal que va desde el andador 2 al 9. En definitiva, más de la mitad del barrio.

No ha sido el único robo en el municipio. Recientemente sustrajeron unos 6.000 metros de cable de los polígonos industriales.

Etiquetas