Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

SEGURIDAD

Las obras del nuevo cuartel de la Guardia Civil podrían empezar a principios de año

El delegado del Gobierno en Aragón, Javier Fernández, hizo este anuncio durante la celebración de la patrona de la Benemérita, que tendrá la comandancia en Valdespartera.

Las obras del nuevo cuartel de la Guardia Civil podrían empezar a principios de año
Las obras del nuevo cuartel de la Guardia Civil podrían empezar a principios de año
TONI GALáN/A PHOTO AGENCY

La esperada y necesaria nueva comandancia de la Guardia Civil podría empezar a levantarse a principios de año que viene. El terreno previsto, de 57.000 metros cuadrados y situado junto a la rotonda de acceso al barrio de Valdespartera, está ahora ocupado por material de las obras del tranvía, pero pronto comenzará a despejarse y delimitarse. El nuevo acuartelamiento, como ayer explicó el delegado del Gobierno en Aragón, Javier Fernández, sustituirá al que la banda terrorista ETA voló en uno de los más viles atentados de su historia, cometido el 11 de diciembre de 1987, en la avenida de Cataluña.

El general jefe de la 8ª Zona de la Guardia Civil en Aragón, Germán Gómez, recordó que desde aquella fecha, sus distintas unidades están repartidas por distintos rincones de la ciudad. Actualmente, los agentes del Grupo Rural de Seguridad (GRS) nº 5 están en el barrio de Casetas, junto a automóviles y armamento; los técnicos en desactivación de explosivos (TEDAX), en Casablanca, y la unidad canina en la Base Aérea de Zaragoza.

"Operativamente, todo esto es más caro y menos eficaz", dijo el general que añadió que la nueva comandancia "supondrá mucho ahorro porque otras instalaciones sobrarán".

Ambos responsables hicieron estas declaraciones al término del acto en el que se celebró la festividad de su patrona, la Virgen del Pilar, que tuvo lugar en el acuartelamiento de San Fernando y que estuvo presidido por el presidente de Aragón, Marcelino Iglesias.

Previamente al acto, el coronel José López Viadero tomó posesión como jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Zaragoza, cuyo mando ejercía de forma interina desde el pasado mes de marzo. Durante su alocución, López Viadero mostró su preocupación por los delitos cometidos por la juventud, que achacó a los nuevos modelos de vida, la mayor movilidad, capacidad de consumo y libertad de costumbres y el acceso tardío a la vida laboral. Todo esto, a su juicio, incide en la seguridad, los delitos de consumo de drogas y alcohol y en los accidentes de tráfico. El jefe de la comandancia reafirmó su compromiso en la lucha contra la violencia de género y la protección de los mayores y los jóvenes.

La crisis estuvo presente en su discurso para destacar que el momento económico actual no puede suponer una merma en el servicio que prestan los guardias civiles en Aragón, a los que reclamó "esfuerzo y sacrificio".

El general Germán Gómez también se refirió al ajuste presupuestario aunque señaló que no ha habido restricciones ni de carburante ni de dietas y que su obligación es aprovechar al máximo los medios que tienen.

Por su parte, el delegado del Gobierno en Aragón señaló que, a pesar de la crisis, en la Comunidad se han abierto "más cuarteles que nunca". Javier Fernández citó los de Benabarre y Tamarite, en Huesca, y "en pocas semanas" el de Híjar, en Teruel. "También estarán pronto listos los de Alcolea, Calaceite y Cella", anunció.

La montaña y Moto GP

Fernández destacó el trabajo diario de la Guardia Civil, y en especial el desarrollado por del Grupo de Rescate de Montaña, así como de los agentes que se ocupan cada verano de estar pendientes de los miles de temporeros que llegan a Aragón para que no haya incidentes ni conflictos. También resaltó la labor de los 600 guardias que velaron por la seguridad de la celebración del premio Moto GP "dentro, fuera y a muchos kilómetros del circuito".

Durante el acto, se impusieron una treintena de medallas a guardias, militares y personal civil, como el concejal de Urbanismo, Carlos Pérez Anadón, el magistrado de la Audiencia Provincial de Zaragoza Mauricio Murillo, o el jefe de Aduanas e impuestos especiales, José Arturo Moreno. Un capitán destinado en actividades antiterroristas fue reconocido con la medalla con distintivo rojo.

Etiquetas