Zaragoza
Suscríbete

VIOLENCIA DE GÉNERO

"Estaba consciente y pedía que la ayudásemos"

El agresor sufre heridas de extrema gravedad, pero no se teme por la vida de su mujer, de 78 años.

Ayer al mediodía todavía quedaban restos de sangre en las escaleras de la vivienda.
"Estaba consciente y pedía que la ayudásemos"
JOSé MIGUEL MARCO

Una mujer de 78 años resultó herida de gravedad ayer después de que su marido, de 75, le asestase varias puñaladas en el rellano del domicilio que ambos compartían, en el barrio de Torrero. Acto seguido, Benito H. P. huyó hacia el Tercer Cinturón y allí se arrojó al vacío desde una pasarela. La caída le causó lesiones de extrema gravedad, por lo que permanece ingresado en la UCI del Hospital Miguel Servet. La mujer también se encuentra en el mismo centro hospitalario, aunque los médicos no temen por su vida.

Los hechos sucedieron sobre las 12.12 en la vivienda familiar, ubicada en el número 5 de la calle de Pina de Ebro. Al parecer, la mujer, Rosa L. L., intervino en defensa de su hija -que vive en el mismo domicilio- cuando esta mantenía una fuerte discusión con su padre. La reyerta debió de trasladarse después al rellano, donde, finalmente, su marido le apuñaló varias veces, pese a los esfuerzos de la hija por impedirlo. Como consecuencia del forcejeo, ambas mujeres cayeron por las escaleras, lo que les causó diversas contusiones.

Allí, tiradas, las encontró una vecina que, al verlas, salió en busca de auxilio. La primera en ayudarle fue una joven de 17 años que se encontraba sola en casa y bajó sin saber muy bien qué estaba pasando. "En cuanto la vi, llamamos a una ambulancia y enseguida llegó la Policía", explicó.

Los hechos causaron un gran impacto entre los vecinos. "Ha sido todo muy rápido", señaló una señora. "Yo me he cruzado a las dos, a la madre y a la hija, en la panadería y las he saludado porque tenía relación con ellas. Después, me he entretenido un poco hablando con la dependienta, unos quince minutos o algo así, y cuando he vuelto, ya me he encontrado con la Policía", añadió.

La víctima fue trasladada inmediatamente al Hospital Miguel Servet, donde tuvo que ser intervenida. Presenta heridas de gravedad a causa de las puñaladas y de las contusiones que sufrió al caerse por las escaleras, pero al parecer, su vida no corre peligro y ayer por la tarde encontraba ingresada en planta. El agresor también fue llevado al mismo centro hospitalario después de que se arrojase al vacío desde un puente del Tercer Cinturón. Permanece en la UCI con heridas de extrema gravedad.

Fuentes policiales aseguraron que no existían antecedentes ni denuncias anteriores por violencia de género. Sin embargo, varios vecinos señalaron que se les oía discutir con frecuencia. "Ayer por la tarde -por el miércoles-, sobre las 18.30, bajé a la calle y escuché algunos gritos", explicó Brian Giménez, que vive en el portal de enfrente. Otro vecino también escuchó una discusión en torno a las 11.45, minutos antes de que se produjese la agresión. "Estaba aparcando el coche justo debajo de su ventana", comentó.

De momento, la Brigada Provincial de la Policía Judicial mantiene abiertas varias líneas de investigación para esclarecer lo sucedido.

Se recuerda que las víctimas de violencia de género tienen a su disposición el número de teléfono gratuito 016.

Etiquetas