Zaragoza
Suscríbete

PORTAVOZ DEL PAR

Manuel Blasco: "Es posible que haya que retrasar el inicio de las obras del nuevo campo de fútbol"

Asume que la crisis va a demorar su proyecto más deseado, el estadio de San José. Aspira a empezar las obras tras las elecciones, pero no descarta un retraso aún mayor.

Manuel Blasco, portavoz del PAR y concejal de Fomento y Deportes de Zaragoza.
Manuel Blasco: "Es posible que haya que retrasar el inicio de las obras del nuevo campo de fútbol"
O. DUCH

¿Qué balance hace de sus tres años de convivencia con el PSOE?

Ha sido un gobierno muy eficaz, para las circunstancias en las que hemos estado trabajando. Lamentablemente, la crisis afecta a todo y algunos temas no se han podido desarrollar como nos hubiera gustado.

Se ha dicho mucho que el PAR no ha tenido protagonismo propio frente al PSOE.

Es posible que hayamos tenido un déficit de comunicación, porque la realidad dice otras cosas. La impronta del PAR está tanto en proyectos como en conceptos. También es verdad que dos concejales de quince es un porcentaje pequeño. A veces tendríamos que gritar un poco más.

El tranvía, el proyecto del PSOE y que ustedes rechazan, ha avanzado con cierta agilidad mientras que el campo de fútbol, que lleva el sello del PAR, sigue parado.

Es verdad, no se puede negar, pero el tranvía viene impulsado desde la legislatura pasada por la mayoría de los grupos, mientras que con el campo de fútbol hubo que empezar de cero: ha habido que buscar ubicación, redactar el proyecto... Mientras que uno mantenía el impulso, el otro tuvo un parón y hubo que volver a arrancar.

¿Cómo se explica que después de tres años no haya todavía un modelo de financiación sólido para el estadio?

Hay un modelo de financiación que es el fácil. Junto al campo de fútbol hay un edificio recalificado por el señor Gaspar, de 42.500 metros, que según las últimas estimaciones tiene un valor de 50 o 60 millones de euros. Además, cuando se vaya el campo de donde está, quedará una importante pastilla que habrá que decidir qué hacemos con ella. Pero eso es pagarlo con dinero público, eso es lo fácil. A nosotros nos parece que merece la pena insistir en la colaboración de la iniciativa privada.

Cuando habla de colaboración público-privada, ¿qué esquema está planteando?

Una empresa se puede involucrar en la construcción, gestión y explotación del campo en una sociedad mixta en la que participen las administraciones y el Zaragoza. Las aportaciones vendrían de los ingresos del campo y, si hubiera déficit, los socios públicos tendrían que cubrirlo.

En el gobierno municipal hay quien cree que no debe haber aportaciones públicas.

Somos conscientes de que es imposible que el campo se financie al 100% por la empresa privada. Al final, las instituciones públicas algo tendrán que aportar, aunque sea lo mínimo y a lo largo de varios años.

¿Y qué le dice a aquellos que piensan que en plena crisis no puede ser prioritaria la construcción de un campo de fútbol?

Que no sea prioritario nos parece bien, pero los recursos invertidos en obras públicas generan empleo y riqueza. Posiblemente no podemos decir que sea una prioridad para Zaragoza, pero conveniente sí.

Se dijo que las obras podrían comenzar a final de año o a principios del próximo.

No está claro el modelo y los recursos municipales y autonómicos están sufriendo recortes. Es posible que haya que retrasarlo, pero los retrasos deberían ser mínimos y solo por aquellos imperativos económicos que fueran imposibles de solventar. Pero lo que no pensamos es que se olvide. A eso nos opondríamos frontalmente. Si se retrasa un poco, se retrasará, pero evidentemente no podemos tener otro fracaso.

¿Entonces ve difícil que para las elecciones esté colocada la primera piedra?

Ahora lo veo un poco más complicado. Para las elecciones se podrá haber avanzado la financiación y la búsqueda de colaboradores. Pero posiblemente no hayamos llegado todavía a adjudicarlo. Sería bueno, pero no me atrevería a dar una fecha.

¿Pero se puede dar un nuevo plazo?

Ese campo de fútbol tendría que estar terminado antes de 2016 si pensamos en ser subsede del Mundial de 2018.

Si se termina en 2016, el inicio de la construcción se podría retrasar hasta 2014.

Un poco menos, hasta 2013. Pero lo ideal es que al principio de la próxima legislatura empiecen las obras, por lo tanto la finalización sería 2014. 2016 sería el plazo máximo.

¿Se siente traicionado por el retraso?

Traicionado no, porque no creo que haya habido mala voluntad por parte de nadie. Quizá ha habido demasiada prudencia. Si hubiéramos avanzado más rápido no nos hubiera pillado esta ola de crisis que nos ha pasado por encima. Estamos hablando de recortes en los próximos presupuestos, es difícil pensar que no va a afectar al campo de fútbol. Pero me siento molesto porque en algunos casos ha habido falta de voluntad y sensación de lentitud.

¿Se refiere al Ayuntamiento o a la DGA?

En el Ayuntamiento los plazos se han ido cumpliendo adecuadamente. El resto de las instituciones posiblemente hayan tenido sus problemas, pero se podría haber trabajado con más celeridad.

¿La DGA no ha acabado de creerse este proyecto?

Alguna parte de la DGA (en referencia al PSOE autonómico).

¿Qué le espera al Ayuntamiento los próximos meses?

Yo espero poco. Los periodos preelectorales, y sobre todo cuando se quieren aprovechar los momentos de crisis para impulsar ese sentimiento de frustración, hacen que sea difícil trabajar de forma positiva.

Las negociaciones de los grupos para llegar a un acuerdo económico no van por buen camino.

No van por buen camino, pero van por el camino normal. En ese grupo de trabajo, en el que por desgracia el PP no quiso participar, se han visto las diferencias ideológicas de los partidos. Cuando hablamos de impuestos, no es el mismo sentido el de IU y CHA que el del PAR. Es verdad que era una mesa muy difícil, en que las decisiones al final eran del gobierno. Será difícil que podamos llegar a acuerdos de alto nivel.

¿Habrá presupuesto el año que viene?

En este momento lo veo dificultoso. Serán unos presupuestos que vienen marcados por parámetros que serán difíciles de evitar. Se tendrá que recortar y si solo se hace un apaño será un error.

¿Sería un problema prorrogar el presupuesto?

Yo pienso que no. En cinco meses habrá unas elecciones. Una prórroga de cinco meses, cuando los grandes temas están asegurados, no supondría mucho problema.

Los acuerdos con empresas para gestionar equipamientos deportivos le han enfrentado con los sindicatos.

Nos parece que es uno de los elementos que nos ayudan a paliar problemas municipales. Ha llegado el momento de empezar a reducir los déficits. Se pueden dar pasos importantes para mejorar las instalaciones de acuerdo con la empresa privada.

¿En un futuro se puede plantear la privatización de las instalaciones deportivas?

De todas no, eso es inviable. Pero de algunas, con algunos conceptos novedosos, sí. Lo que tiene que haber es un buen control público. Pero, los servicios, que los preste quien mejor lo pueda hacer.

Se ha hablado de varios candidatos del PAR a la Alcaldía de Zaragoza, desde el ex rector Juan José Badiola al consejero Arturo Aliaga. ¿Cómo vive usted esas especulaciones?

Pues como especulaciones. Como ya conozco estos procesos, los vivo con absoluta tranquilidad. Sé que tengo la confianza del partido, del presidente y el grupo está funcionando bien.

En cualquier caso, usted aspira a ser el candidato del PAR.

Sí. Aspiro a seguir trabajando y creo que en estos momentos hay proyectos importantes que me gustaría desarrollar. No renuncio a nada, salvo que haya intereses más importantes del partido que me hagan ver que debo dar un paso atrás.

Etiquetas