Zaragoza
Suscríbete

OBRAS

Comienza la urbanización de la 'nueva' Gran Vía

Esta semana se han iniciado los trabajos en la zona central del paseo, que ganará protagonismo para dar más espacio al peatónHabrá juegos infantiles, quioscos, bancos y carril bici.

Reconstrucción virtual de la nueva Gran Vía
Comienza la urbanización del bulevar de la 'nueva' Gran Vía de Zaragoza
HERALDO

zaragoza. Gran Vía ya respira. Una de las calles más emblemáticas de Zaragoza comienza a tomar aire y ve más cerca el final de la mayor transformación de su historia. Después del cambio de la cubierta del Huerva, de la instalación de nuevas aceras y calzadas y de la colocación de los carriles del tranvía, esta céntrica calle empieza a cerrar sus costuras, para alivio de vecinos y comerciantes. La urbanización del bulevar está en marcha desde esta semana, y con ella acabará un lavado de cara integral, el mayor desde que Gran Vía entrara en los mapas de la ciudad, allá por 1929, para permitir la expansión urbana hacia el sur.

Entonces, tras cinco años de obras y con un presupuesto de cuatro millones y medio de pesetas, el arquitecto municipal Miguel Ángel Navarro dirigió un proyecto ambicioso, que cubrió el río y, así, creó una calle para los aragoneses que llegaban del campo a la ciudad. La Gran Vía que se estrenará en unos meses poco tendrá que ver con aquella. El hormigón gris que ya domina las aceras se extenderá al bulevar, que se pretende que sea el gran protagonista de la 'nueva' calle. La zona central del paseo ganará espacio para el peatón y guardará el suyo a las bicicletas, ya que un carril bici lo recorrerá de lado a lado.

El arquitecto Iñaki Alday, responsable también de la remodelación del paseo de la Independencia, ha sido el encargado de darle a Gran Vía su nuevo aire. Se han suprimido las grandes jardineras que contienen los plataneros, por lo que los árboles seguirán rodeados de hierba, pero a la altura del peatón. Esta semana se han comenzado a instalar los bloques de granito que separarán estas zonas verdes del carril del tranvía, que pasará junto al bulevar. También se pueden ver ya los primeros postes de catenaria, que se han colocado entre árbol y árbol. Para poder instalar el tendido, se ha hecho una fuerte tala a los plataneros, cortando de cuajo enormes ramas.

Esta semana también se ha comenzado a extender la pintura negra impermeabilizante que se aplica sobre el cubrimiento antes de colocar las baldosas. En la zona más cercana a la plaza de Paraíso, además, hay que instalar los carriles del tranvía que atravesarán el bulevar para que los convoyes puedan dar la vuelta y reemprender su camino hacia Valdespartera.

La filosofía que se ha querido aplicar es clara: el peatón es el protagonista de la 'nueva' Gran Vía y, por extensión, de todo el trazado del tranvía. Por ello, la gran novedad en los bulevares es que, por primera vez, va a haber continuidad peatonal. Así, las calles que cruzan tanto Gran Vía como Fernando el Católico quedarán supeditadas a los viandantes. En la mayoría de los casos, serán los coches los que tengan que subir al espacio central -reduciendo drásticamente la velocidad- y pasar cuando lo permita el tránsito peatonal.

Además, el paseo por esta zona central no tendrá los obstáculos con los que se encontraba antes de las obras. El ejemplo más claro es la zona del cruce con la avenida de Goya. Allí, para acceder al bulevar de Fernando el Católico desde el de Gran Vía hasta ahora había que pasar a la acera, cruzar rodeando la rotonda y volver a pasar al bulevar. Ahora, los peatones podrán pasar de bulevar a bulevar por el centro de la rotonda, mediante semáforos.

Además del mobiliario típico e imprescindible (papeleras, bancos...), Gran Vía y el resto de bulevares contarán con pequeños espacios delimitados con materiales diferentes de urbanización, que servirán para instalar parques infantiles, zonas de descanso... La parte central del paseo volverá a tener un quiosco, aunque de un estilo totalmente diferente al antiguo, más acorde con la nueva imagen urbana.

Sacar coches del centro

Los peatones ganan espacio, el tranvía ocupa un carril... Como Gran Vía sigue midiendo lo mismo, tiene que haber algún damnificado. Los coches serán los que sufran la remodelación del paseo, ya que solo podrán circular por un carril. El Ayuntamiento ha adoptado la política de tratar de sacar a los vehículos del centro de la ciudad, y las decisiones tomadas aquí son un ejemplo.

Aún falta más de medio año para poder estrenar la 'nueva' Gran Vía, pero desde esta semana ya se podrán empezar a intuir los elementos de su flamante bulevar.

Etiquetas