Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

HISTORIA

Uruguay tiene un solar en Aragón

Una delegación de diputados uruguayos celebró en La Puebla de Albortón el nacimiento de su héroe nacional, José Gervasio Artigas, porque su familia nació en esa localidad. Se hicieron dueños del solar de la casa Artigas, donde pueden erigir un museo con biblioteca y albergue.

Uruguay tiene un solar en Aragón
Uruguay tiene un solar en Aragón

Cada 19 de junio, los uruguayos celebran el nacimiento de su libertador y padre de la patria, el general José Gervasio Artigas (Montevideo, Uruguay 1764-Asunción, Paraguay 1850). Su vida es materia de estudio en todas las escuelas del país sudamericano y acumula más de medio millón de páginas en internet. Su estatua ecuestre y el mausoleo donde reposan sus cenizas es el centro de Montevideo, en la plaza de la Independencia. Lo que pocos saben es que sus ancestros son aragoneses porque es un gran desconocido, como reconoce su descendiente Sergio Artigas, concejal de Cultura de La Puebla de Albortón, la localidad zaragozana de 130 habitantes. "Fuimos a Uruguay y nos dimos cuenta de la importancia que tiene allí llamarse Artigas. Firmábamos a todo el mundo y hasta los niños conocían su historia", comenta Sergio Artigas.

Esa importancia del héroe nacional explica que una delegación de diputados del Congreso de Uruguay se desplazara la semana pasada hasta el municipio de los Artigas, situado a 40 kilómetros de Zaragoza, para celebrar allí la fiesta nacional y escriturar la propiedad de un terreno de 242 metros cuadrados. Este solar es de gran valor para Uruguay porque en este trozo de Aragón se levantó la casa natal del abuelo del libertador, Juan Antonio Artigas, a finales del XVII. Un uruguayo lo compró por "unas 200.000 pesetas", según el alcalde Dionisio Ansón, y lo donó a su país, que acaba de oficiar la propiedad.

"Elegimos venir el 19 de junio al pequeño pueblo de los Artigas y culminar el proceso de transferencia de su solar en el Registro de Belchite. El terreno fue comprado por una colectividad uruguaya que vive en España y se cambió la titularidad al Consulado uruguayo en Madrid tras haber obtenido el documento consular y el certificado del Ministerio de Asuntos Exteriores". Así detalló el diputado uruguayo Pablo Pérez el proceloso proceso registral durante su visita a Aragón, junto a la presidenta de la Cámara de Representantes, Ivonne Passada y otros cuatro diputados.

El ancestro aragonés del general Artigas ya marcó la senda del héroe nacional porque se marchó joven del pueblo y se incorporó al Ejército, participó en la Guerra de Sucesión del lado del archiduque Carlos, y en el sitio de Barcelona en 1714. Poco después, el abuelo del general Artigas emigró a Río de Plata, se estableció en Buenos Aires y fue uno de los fundadores de Montevideo, la ciudad que luego fue la capital de Uruguay.

El terreno en La Puebla de Albortón es todavía un yermo en medio del municipio, que vive de la agricultura de secano. Pero los diputados uruguayos se plantean abrir un concurso de ideas en la Facultad de Arquitectura de Uruguay para construir un edificio, un parque o simplemente plantar un árbol típico del país platense, el Ceibo. Cualquier símbolo que recuerde la esencia de su libertador. El alcalde, Dionisio Ansón, busca cofinanciar la casa con las Cortes y la Diputación Provincial para un museo, trasladar la biblioteca que acoge libros del Archivo Artigas, y un albergue que acoja a los turistas uruguayos.

Consolidar la propiedad del solar aragonés para Uruguay es abrir un puente entre dos países y convertir a La Puebla de Albortón en "un lugar de peregrinación para los uruguayos", valora el diputado Pablo Pérez, representante por Maldonado (nombre de la ciudad y el departamento).

Aun así, esta no es la primera visita de los congresistas uruguayos al municipio aragonés ni el único testigo de su paso. Es paradójico que el viaje de una delegación de políticos de Uruguay al Mundial de Fútbol en Sudáfrica para apoyar a su selección haya generado un revuelo por la subvención del Estado y se destaque la visita a Aragón en busca de las raíces del padre de la patria de Uruguay.

Parece el viaje de vuelta de la colonización. El alcalde de La Puebla de Albortón guarda en una urna una copia del acta de independencia de Uruguay en 1813; recibió la huella cultural en una biblioteca repleta de libros uruguayos, bautizada con el nombre libertador; y un busto, réplica de otro que está en Montevideo y que fue realizado por el escultor aragonés Pablo Serrano, está repleto de placas de comunidades uruguayas en España. "Solo quedamos los mayores. Hay que buscar turismo", sostiene el alcalde.

Etiquetas