Despliega el menú
Zaragoza

DE VACACIONES

Los viajeros esperan ofertas de última hora en el verano con más vuelos desde Zaragoza

Con la llegada de Wizz Air y las nuevas rutas de Ryanair se ofrecen 23 destinos diferentes. Los chárter a las islas son los más solicitados y ya casi están llenos para julio y agosto.

Folletos turísticos con ofertas, a las puertas de una agencia en el paseo de la Independencia.
Los viajeros esperan ofertas de última hora en el verano con más vuelos desde Zaragoza
LAURA URANGA

Menos exóticos y más cortos. Así serán los viajes de verano de este 2010 lastrado por la crisis y la incertidumbre. "Nadie renuncia a unos días de vacaciones, pero en plena recesión la tendencia es a hacerlas más discretas y gastándose lo mínimo posible", explica Jesús Rojas, director de Viajes Primera Línea. Dos son las alternativas para lograr el objetivo único de ahorrar: esperarse a las ofertas de última hora o beneficiarse de los descuentos de la venta anticipada. Esta fase, sin embargo, acaba de cerrarse -contempla unos 60 días antes del viaje- y no ha terminado de funcionar. "Este año en lo relativo a ventas y reservas está resultando muy parecido al anterior, se nota la crisis y se fomentan más las escapadas breves o el intentar ahorrar bajando las categorías de los hoteles", cuenta Javier Ariza, de Viajes Zanzíbar, vicepresidente de la Asociación de Agencias de Viajes de Aragón.

Lo que sí continúa cotizando al alza es la comodidad de volar desde Zaragoza. De hecho, este 2010 se batirá récord de vuelos, gracias a los chárter habituales y a la incorporación de nuevas rutas de las compañías Wizz Air y Ryanair. Hasta 23 destinos diferentes, nacionales y extranjeros, podrán alcanzarse desde el aeropuerto zaragozano. "Las islas funcionan muy bien y los vuelos con salida semanal a Estambul y Túnez también acostumbran a estar llenos", explica Rojas. Además, los precios de los chárter se mantienen prácticamente igual que en 2009, si bien "el coste lo marca la ocupación y no se descartan ofertas de última hora de los operadores".

Los circuitos, al alza

Y habrán de ser descuentos sugerentes porque las mil y una promociones que se han realizado hasta la fecha no han hecho que los viajeros piquen el anzuelo. "Paquetes de escapadas sorpresa, 2x1, niños gratis... Ya se ha agotado la imaginación, es difícil innovar en el campo de las promociones", dicen en las agencias.

La crisis provoca que el veraneo sea de impronta nacional y que quien sale al extranjero se decante por Europa (sirva de ejemplo que Sudáfrica, ni siquiera Mundial mediante, ha tenido tirón). Los agentes turísticos coinciden en señalar que se vuelve a la playa (suerte que tenemos buenas costas) y que los circuitos, que parecían obsoletos, han repuntado en los últimos dos años. "Es una oferta muy familiar e, incluso, sale más barato que una semana en Salou o Benidorm. Se ofrece hotel con pensión completa, transporte (en autocar) e incluye todas las excursiones por unos 300 euros la semana en temporada alta", cuentan en Primera Línea. Andorra, Cantabria, Asturias y Galicia -acaso por sus temperaturas más suaves- son los circuitos más demandados en Aragón, si bien la zona de Huelva, los 'pueblos blancos' y otros rincones de Andalucía también cuentan con muchos 'devotos'.

Aún es pronto para especular sobre los índices de ocupación de vuelos y paquetes vacacionales pero en las semanas centrales de julio y agosto se están vendiendo a buen ritmo. "Eso sí, cada año cuesta más gestionar la reserva porque el cliente ve ofertas en internet, escucha las opiniones de su cuñado, y viene a la agencia pidiendo más asesoría que realizando consultas informativas", comenta Rojas, sabedor de que la elección del destino está muy influida por el boca a boca de amigos y familiares. "Como nadie da duros por cuatro pesetas, siguen confiando en las agencias para contratar el vuelo final" porque siempre hay suspicacias como qué pasará si las compañías de bajo coste te dejan tirado o si reaparece la nube volcánica o si se reeditan episodios como las quiebras de Air Comet o el cierre de Marsans.

Y aunque el viajero nacional no está dispuesto a renunciar por nada del mundo a unos días de veraneo (los psicólogos estiman que en época de crisis son más necesarias que nunca para lograr desconectar), lo que honra al 'Marco Polo' patrio es que tampoco se endeudará con tal de irse de vacaciones. De hecho apenas el 12% de los turistas en potencia sopesa pedir créditos para financiar unas vacaciones, si bien son más los que echarán mano de los modelos de financiación a plazos sin intereses que ofrecen las agencias. Se puede pagar en seis, nueve o doce meses, aunque irse de vacaciones en 2011 sin haber pagado las de 2010 no parece plato de gusto.

Etiquetas