Despliega el menú
Zaragoza

CAMPO DE BORJA

Un nuevo robo de cobre deja sin agua a más de 100 agricultores de Bisimbre y Agón

El asalto a la estación de bombeo, de la que se llevaron 60 kilos de material, hace peligrar la cosecha.

El encargado de riegos, el portavoz de los regantes y el alcalde de Bisimbre, ayer en el lugar del robo.
Un nuevo robo de cobre deja sin agua a más de 100 agricultores de Bisimbre y Agón
JAVIER LERíN

Más de un centenar de agricultores de la Comunidad de Regantes de Aguas Elevadas de Bisimbre y Agón no podrán regar sus fincas en, al menos, dos semanas. Varios individuos asaltaron en la noche del domingo al lunes la estación de bombeo de aguas que tienen junto al canal de Lodosa, en el término municipal de Fréscano, para robar cobre. Se llevaron unos 60 kilos -valorados en 300 euros- pero los destrozos podrían superar los 15.000 euros.

Los ladrones forzaron la puerta de un almacén en las afueras de Fréscano, de donde se llevaron un tractor con el que se desplazaron hasta la estación -a unos dos kilómetros- y tras derribar el vallado accedieron a las instalaciones. Una vez eliminadas las alarmas, abrieron el local donde se encontraba el transformador, de una tonelada de peso, que arrancaron con una cadena tirada por el tractor y lo arrastraron por un camino hasta un campo donde lo desguazaron. El hecho fue descubierto por el encargado de riegos, Carlos Carrasco.

Además de los daños "que son más cuantiosos que el dinero que pueden percibir por el cobre", el presidente de los regantes, Ángel Medina, lamentaba ayer las consecuencias para la cosecha. Se da la circunstancia de que ahora los propietarios de minifundios de las 670 hectáreas que abarca la comunidad no van a poder regar el maíz, la alfalfa y los viñedos. "Si se tarda más de 15 días en repararlo, las pérdidas pueden ser irremediables", advertía Medina.

No es la primera vez que la comunidad de Bisimbre y Agón sufre este tipo de asaltos. En 2005 y en 2009 también fueron víctimas de los ladrones de cobre. Para Medina, la solución "hay que buscarla en los centros que adquieren ese material" porque "si no estuviese vendido de antemano no lo robarían". Según el alcalde de Bisimbre, Pedro Royo, los vecinos "están hartos porque este tipo de robos causan mucho daño en el medio rural, ya que la cosecha de mucha gente se verá perjudicada".

José María Cuartero, agricultor y alcalde de Fréscano, censuraba que se haya vuelto a repetir un robo de este tipo y aseguraba que los autores "los cometen con total impunidad". Y es que en 2009, dos personas estaban robando cobre de la estación elevadora antigua cuando fueron sorprendidas por la Guardia Civil. Tras pasar una noche en el calabozo fueron puestas en libertad y regresaron al lugar de los hechos para llevarse el material que habían tenido que abandonar. "Esto no hay quien lo entienda", concluía el edil.

Etiquetas