Despliega el menú
Zaragoza

PRIMERA CIUDAD EN HACERLO, ANTES DE FIN DE AÑO

El Ayuntamiento limitará a 30 kilómetros por hora la velocidad en las calles de un solo carril

Las obras de colocación de las nuevas señales salen a concurso para que la medida sea efectiva a finales de año.

Dos ciclistas, compartiendo la calzada con el resto de los vehículos en Independencia
El Ayuntamiento limitará a 30 kilómetros por hora la velocidad en las calles de un solo carril
HERALDO

El Ayuntamiento de Zaragoza sacó ayer a concurso las obras de señalización de las calles de un solo carril de la ciudad, en las que la velocidad de la circulación quedará limitada a un máximo de 30 kilómetros por hora. La medida, recogida en la ordenanza de la bicicleta, afectará a todo el casco urbano situado en el interior del Tercer Cinturón, salvo las vías principales, en las que se seguirá circulando a un máximo de 50 kilómetros por hora. La limitación será efectiva cuando terminen los trabajos de instalación de las señales a finales de año.

El presupuesto de las obras, que se financiarán con cargo al Fondo Estatal para el Empleo y la Sostenibilidad Local, rondará los 300.000 euros y el plazo de ejecución es de seis meses. Además de las calles de un carril, el Ayuntamiento también señalizará las vías secundarias del interior del segundo cinturón, que abarca la zona centro, el Casco Histórico y distrito del Rabal. En algunos casos, se limitará a 30 kilómetros por hora el carril derecho (en cada sentido) de otras calles secundarias. “Estos son los criterios generales, pero en algunos casos habrá que concretar”, explicó la concejal de Servicios Públicos, Carmen Dueso.

En total, se han establecido 111 zonas en el interior del Tercer Cinturón en las que sus calles tendrán su velocidad limitada a 30 kilómetros por hora, además de otras cuatro en Parque Goya, tres en Rosales del Canal, cuatro en Oliver-Miralbueno, cuatro en Valdefierro y una más en Casablanca. No se ha previsto la ejecución de grandes obras, salvo la ampliación de algunas aceras o la creación de ‘orejetas’ para los postes.

El proyecto consiste en la colocación de un total de 535 señales verticales, de las que 15 serán grandes paneles informativos en los accesos a la ciudad desde el Cuarto Cinturón. Además, se pintarán en la calzada señales horizontales: alrededor de 1.800 para marcar las entradas y salidas a las vías con velocidad limitada y para indicar que se trata de una zona con prioridad ciclista.

Según explicó Carmen Dueso, “la medida forma parte de un paquete de propuestas para la pacificación del tráfico y para que la ciudad sea más humana y más amable”. “El objetivo es doble: por un lado se fomenta la convivencia entre todas las formas de movilidad y, por otro, se potencia la seguridad vial, con menores riesgos para conductores, peatones y ciclistas”, declaró Dueso. Además, la concejal confió en que la iniciativa sirva para animar a los ciclistas a circular por la calzada en lugar de por las aceras.

Según el Ayuntamiento, que indicó que Zaragoza es la primera ciudad que toma esta decisión, la medida supone solo una ligera merma de tiempo de desplazamiento. Por ejemplo, recorrer dos kilómetros sin obstáculos a 30 por hora supone cuatro minutos, mientras que hacerlo a 50, cuesta 2,5 minutos. Además, fuentes municipales recordaron la mejora en materia de seguridad. “Una diferencia de velocidad aparentemente insignificante, de 30 a 40 kilómetros por hora, implica un aumento en la distancia de frenado de 13,5 a 20 metros”, concluyeron.

Etiquetas