Zaragoza
Suscríbete por 1€

NUEVOS CORTES DE TRÁFICO

Los operarios que trabajan en el trazado del tranvía aumentan en un 30% y llegan a 170

Desde mañana se corta un tramo de Fernando el Católico, lo que provocará nuevos desvíos en ocho líneas de bus. La C3 y la 141 se convierten en circulares, atendiendo las peticiones vecinales.

Un grupo de obreros, trabajando en el bulevar de Gran Vía, en la confluencia con la avenida Goya, el viernes pasado
Los operarios que trabajan en el trazado del tranvía aumentan en un 30% y llegan a 170
JOSÉ MIGUEL MARCO

El equipo de obreros que trabaja sobre el trazado del tranvía tendrá un fuerte refuerzo desde mañana para poder acometer los nuevos tramos en obras. La sociedad Los Tranvías de Zaragoza va a incorporar a 40 nuevos trabajadores, por lo que la plantilla se incrementará un 30%, hasta llegar a los 170 obreros. Dos retroexcavadoras y cuatro camiones se unirán también a la 'flota' de maquinaria que trabaja en los 5,6 kilómetros de los que consta la primera fase de construcción de la línea 1.

 

Algunos de estos nuevos obreros se incorporarán al nuevo tramo que desde mañana se une al listado de calles en obras: el paseo de Fernando el Católico. Como ya sucede en Vía Ibérica, Isabel la Católica y Gran Vía, mañana se corta la circulación en sentido centro de la ciudad. De momento, solo se cerrará el tramo que va del cruce con la calle de Manuel Lasala -en la plaza del Emperador Carlos V- y la plaza de San Francisco. El día 23 se cortará el resto de la calzada, es decir, desde la plaza de San Francisco al cruce con la avenida de Goya. Otros obreros se ubicarán en el resto de tramos de obra como refuerzo. Los vecinos de algunas zonas -en especial, de Vía Ibérica- se han quejado de en alguna ocasión del bajo ritmo de los trabajos -pese a ello, la sociedad constructora afirma que las obras van en el plazo previsto-.

 

Fernando el Católico comenzará a sufrir desde mañana una transformación similar a la que ya se observa en el resto del trazado, que registra importantes avances tras 40 días de obras. Tras vallar la zona, los obreros comenzarán retirando el mobiliario urbano. Las máquinas entrarán pronto en acción para picar el pavimento en la zona donde se instalará la plataforma del tranvía. Además, junto al bulevar central harán una profunda zanja por donde después se prolongará el cableado del tranvía. Aquí también se dejará todo el espacio peatonal disponible al tránsito ciudadano, ya que ni el bulevar ni las aceras tendrán de momento zonas valladas.

 

Tampoco habrá afecciones en las calles perpendiculares a Fernando el Católico, que de momento se mantendrán abiertas. Así, los coches podrán circular por los ejes transversales que forman las calles de Luis Vives-Serrano Sanz, Corona de Aragón-San Juan de la Cruz, Mariano Barbasán-Bretón y la avenida de Goya.

 

Nuevos desvíos de autobuses

Los autobuses urbanos se verán afectados por estos nuevos cortes. Hasta ocho líneas (20, 30, 40, 45, 141, C3, C5 y N4) volverán a cambiar sus recorridos, aunque en la mayoría de ellas las modificaciones son mínimas con respecto a las que ya se produjeron con los cortes del pasado 21 de septiembre.

 

La mayor novedad es el nuevo diseño de las líneas 141 y C3, que unen Montecanal y Valdespartera, respectivamente, con el centro. Con el recorrido que tenían hasta ahora, ambas dejaban de pasar por el barrio de Casablanca, ya que cogían la prolongación de Gómez Laguna, para llegar hasta la plaza del Emperador Carlos V por Violante de Hungría. El recorrido de vuelta lo hacían por el mismo trazado.

 

Desde mañana harán el mismo recorrido de ida, pero a la vuelta regresarán por Isabel la Católica y Vía Ibérica, que siguen abiertas sentido salida. Por lo tanto, pasarán a tener un recorrido circular y volverán a circular por Casablanca. Esto era algo muy demandado por los vecinos de Valdespartera y Montecanal, ya que allí tienen el centro de salud, el hospital de referencia, las farmacias, los comercios y, en muchos casos, los centros educativos. Aunque el trayecto hasta Casablanca será mucho más largo que antes en tiempo y recorrido, todos estos vecinos dejarán de estar "aislados", como definían hasta ahora su situación.

 

Las líneas 20, 30, 40 y 45, que mantienen actualmente un trayecto por calles paralelas cercanas a las cortadas, apenas variarán desde mañana. En vez de circular por Fernando el Católico sentido centro, como hasta ahora, se desviarán desde Violante de Hungría por Pedro Cerbuna -donde se ha instalado una parada provisional a la altura del número 7-. Al llegar a Corona de Aragón, entrarán en Cortes de Aragón para coger el recorrido alternativo que ya utiliza desde que comenzó el grueso de las obras.

 

El tráfico rodado no sufrirá grandes afecciones y, como los autobuses, los coches deberán desviarse por la calle de Pedro Cerbuna para evitar el corte del paseo de Fernando el Católico. No obstante, el Ayuntamiento sigue insistiendo en la importancia de usar el transporte público siempre que sea posible y en usar los cinturones para los desplazamientos entre barrios.

Etiquetas