Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

ZARAGOZA

Dos muertos al chocar un turismo con un bus urbano en Montañana

El conductor del autocar, de la línea 28, y los dos únicos viajeros que llevaba resultaron ilesos. El coche invadió el carril contrario en una curva de la A-123.

Los cuerpos de los dos fallecidos, de 77 y 73 años, junto a los restos del vehículo siniestrado en esta curva de la A-123.
Dos muertos al chocar un turismo con un bus urbano en Montañana
J. M. MARCO

Dos personas de avanzada edad fallecieron ayer en una colisión entre un turismo y un autobús urbano registrada a última hora de la tarde en la A-123, carretera que conecta los barrios rurales zaragozanos de Peñaflor y Montañana. La Guardia Civil ha abierto una investigación para esclarecer los hechos, pero todo apunta a que el conductor se despistó, invadió el carril contrario y chocó contra el autocar, de la línea 28 de TUZSA.

Según informó la Delegación del Gobierno en Aragón, los fallecidos son Leoncio S. D., de 73 años y titular del vehículo, y María E. M., de 77 años, quien ocupaba el asiento del copiloto. Al cierre de esta edición no se había confirmado si se trataba de un matrimonio, pero sí se había informado que ambos residían en Zaragoza.

Según fuentes de Transportes Urbanos de Zaragoza, el chófer circulaba en dirección a Peñaflor y al llegar a la curva del kilómetro 3,300 vio que un turismo se le venía encima. Aunque le dio tiempo a hacer una maniobra evasiva que evitó la colisión frontal, el turismo terminó impactando con la parte delantera izquierda del autocar. Ni el conductor ni las dos únicas personas que en ese momento transportaba resultaron heridas. Sin embargo, los dos ocupantes del otro vehículo fallecieron prácticamente en el acto.

El accidente se produjo sobre las 18.45, y los primeros en llegar fueron una patrulla de la Policía Local y los Bomberos de Zaragoza. Los ocupantes del turismo, de la marca Peugeot y con matrícula Z-7055-AS, quedaron atrapados entre el amasijo de hierros, por lo que fue necesario excarcelar sus cuerpos. Hasta el lugar de los hechos (que coincide con el número 662 de la avenida de Montañana) se trasladó también un equipo médico del 061, pero no pudieron hacer nada por la vida de estas personas.

Los sanitarios solo pudieron asistir al empleado de TUZSA, que parece que sufrió una crisis de ansiedad, y a los viajeros del autocar, pero simplemente ofreciéndoles alguna tirita, ya que no revestían heridas de importancia y pudieron continuar el trayecto hacia casa en otro vehículo de la línea 28.

El equipo de atestados de la Guardia Civil pudo tomar declaración a los ocupantes de otro turismo que circulaba por delante del autobús en dirección a Peñaflor y logró evitar el choque contra el Peugeot. Al parecer, este último llegó a invadir por completo el carril contrario y después de impactar contra el vehículo de TUZSA dio dos vueltas de tonel. Justo en ese punto de la carretera, la farola de iluminación se apaga y se enciende por periodos de entre cinco y diez segundos, lo que pudo despistar al conductor que resultó fallecido.

Las dos muertes de ayer se suman a la del joven de 24 años que perdió la vida el pasado jueves por la tarde en un accidente registrado en la A-23, a la altura del barrio zaragozano de San Juan de Mozarrifar. De hecho, las tres primeras víctimas de tráfico de este año en Aragón se han producido en siniestros registrados en barrios rurales de la capital aragonesa.

Etiquetas