Despliega el menú
Zaragoza

ZARAGOZA

Fomento retoma la obra de ampliación de la Ronda Norte, que durará hasta 2010

Recomendará el desvío por la Ronda Sur para el tráfico de largo recorrido. Los trabajos se inician en el Actur en unos días, para seguir por Malpica y Pla-Za.

El Ministerio de Fomento retomará en unos días las obras de ampliación de la Ronda Norte, suspendidas con motivo de la Expo y que se prolongarán hasta mediados de 2010. La adjudicataria, Sacyr Vallehermoso, garantizará dos carriles por sentido para evitar agravar las aglomeraciones, pero se recomendará el desvío por la Ronda Sur a los conductores en tránsito a Barcelona y a Huesca cuando se acometan las actuaciones más delicadas. Es el caso del derribo de dos estructuras sobre la calzada, a la altura del aeropuerto, que esté previsto acometer a finales de año y que afectará a diario a decenas de miles de vehículos.

La planificación pactada establece que las obras comenzarán por el tramo del Actur, donde las afecciones serán menores al acometerse la ampliación por el norte de la carretera. Casi de forma inmediata se acometerán los trabajos entre los enlaces del aeropuerto y de la Feria de Zaragoza y entre la conexión con la carretera de Villamayor y el polígono Malpica. En estos sectores, la construcción del tercer carril se hará aprovechando la amplia mediana, de diez metros de anchura.

Fomento pretende reducir al máximo las afecciones, aunque harán falta desvíos provisionales. Para que siempre estén disponibles dos carriles, se aprovecharán los arcenes, y se confía en el desahogo que puede suponer la Ronda Sur tras el cierre del cuarto cinturón por el Este. No obstante, será difícil que no se generen retenciones, como ya pasó en primavera.

La contratista construyó para la muestra internacional nuevos enlaces con el aeropuerto, la avenida de Ranillas y la carretera de Villamayor para minimizar los atascos. La intervención más importante consistió en tender dos nuevos pasos sobre el Ebro, de 300 metros de longitud, que descongestionan un punto con una intensidad media diaria de entre 56.816 y 64.020 vehículos.

En el proyecto se incluyó la construcción de dos nuevos carriles a la altura de la confluencia de la A-68 (autovía de Logroño) con la A-2 (autovía de Madrid) con el fin de mejorar los problemas que generan las incorporaciones.

Estas actuaciones suman el 40% de la obra, por lo que ahora habrá que afrontar el grueso para lograr que la principal circunvalación de la ciudad gane capacidad a lo largo de sus 18 kilómetros de longitud. En total, se invertirán 89,1 millones de euros.

Etiquetas