Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

El cierre de ventanillas impidió cambiar billetes y aplicar descuentos en Delicias

La primera jornada de paros parciales de los vendedores de billetes e informadores de las estaciones de tren se desarrolló ayer en Zaragoza-Delicias sin muchos problemas. Los usuarios encontraron las mayores dificultades a la hora de cambiar sus billetes o hacer efectivos los descuentos correspondientes.

Alejandro Quirós, de 22 años, es trabajador de la estación de Delicias. Ayer se encontraba en el vestíbulo, junto con las azafatas que atendían a los desorientados clientes que llegaban hasta allí y todas las ventanillas de venta estaban cerradas. "La mañana está siendo muy tranquila. Esperábamos mucho follón, pero de momento ha venido poca gente", aseguraba.

Quirós explicó que la distribución de billetes se había organizado en función del tipo de tren: "Para los regionales se debe acudir a las máquinas de autoventa, para el AVE, a las oficinas, y los que vayan a viajar en Avant (los trenes regionales de alta velocidad) tienen que comprar los billetes en el propio vagón".

Vanesa Díaz, de 27 años, debía volver a Calatayud desde Zaragoza. Realiza el mismo trayecto cada 15 días, normalmente en autobús. Pero ayer lo perdió. La alternativa era hacer el viaje en tren, pero cuando fue a las taquillas se las encontró todas cerradas. "No sabía nada de la huelga", se quejó. Tuvo suerte. Pudo comprar los billetes en las máquinas, con las indicaciones de las azafatas. "A los clientes les suele costar un poco utilizar los ordenadores, pero con un poco de ayuda lo consiguen", comentó Quirós.

Principales problemas

Los que mayores dificultades tuvieron, según explicó Quirós, fueron los viajeros que habían perdido el tren o querían cambiar el billete, operaciones que no pueden realizar las máquinas. Otro de los trámites que tampoco efectúan es la aplicación de los descuentos que le corresponden a determinadas personas.

Dos jóvenes esperaban de pie ayer en la zona de taquillas, uno de ellos, con la rodilla vendada por inflamación de menisco. Tenían que viajar a Madrid pero no podían comprar el billete hasta las 15.00. "La máquina no nos hace el descuento y tenemos que esperar hasta que se acabe el paro y reanuden el servicio", comentó uno de ellos.

Algo parecido le ocurrió a Santos Aznar, de 80 años. "Ya he ido al ordenador, pero me dice que tengo que coger el billete en taquillas", se quejó. "Tengo que estar en Madrid a las cuatro de la tarde y no abren las taquillas hasta las tres. No voy a llegar", añadió este jubilado para quien la información sobre los paros fue muy deficiente.

A pesar de todo, la jornada se desarrolló con bastante tranquilidad en la estación zaragozana, en comparación con las de otras ciudades españolas como Barcelona, donde el servicio se colapsó.

Los paros volverán a repetirse los próximos días 15 y 19 en dos tramos horarios, uno en torno al mediodía, desde las doce hasta las tres y otro por la noche desde las ocho hasta las doce de la madrugada. Con esta medida, los trabajadores protestan contra el concurso promovido recientemente por el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) para contratar personal del servicio de venta en nueve de las proncipales estaciones españolas.

La medida no afectará a la estación de Delicias, sin embargo sus trabajadores se sumaron ayer a la propuesta.

Etiquetas