Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

UNIVERSIDAD

La Universidad de Zaragoza tendrá por primera vez un grupo oficial de oposición al rector

Los profesores de la iniciativa Plataforma presentarán en septiembre sus líneas de acción para los próximos cursos. La renovación del Claustro, que deberá elaborar los nuevos Estatutos, es uno de sus objetivos más inmediatos

El rector de la Universidad de Zaragoza, Manuel López, tendrá que hacer frente el próximo curso por primera vez a una oposición oficial y organizada. Estará compuesta por profesores pertenecientes al grupo Plataforma Abierta, el colectivo que apoyó al candidato Rafael Navarro en las recientes elecciones para nombrar al dirigente de la institución académica.

Plataforma ha constituido un equipo de nueve personas que está elaborando las políticas concretas y las estrategias que se van a seguir a corto plazo, que serán presentadas a todo el grupo de profesores en septiembre. Pretenden que su idea de Universidad se tenga en cuenta y para ello harán valer su opinión en los órganos colectivos. "Queremos que la gente que nos apoyó en los comicios sepa que seguiremos peleando por esas propuestas que se recogían en el programa electoral. Somos conscientes de que hemos tenido un apoyo suficiente (recibieron el 40% de los votos) para animarnos a continuar y defender nuestras opciones", explica Rafael Navarro, catedrático de Ciencia de los Materiales e Ingeniería Metalúrgica y miembro de Plataforma.

De momento, en estos primeros meses de mandato del rector López (fue elegido el 29 de abril y tomó posesión el 12 de junio) el grupo de oposición le está dando unos "días de gracia", pero cuando comience el curso, comenzará a actuar. "Pretendemos participar en la vida de la Universidad y no solo estar presentes cada cuatro años, cuando se celebran elecciones", comenta el profesor Juan Ignacio Montijano, miembro de Plataforma y representante de directores de Departamentos en el Consejo de Gobierno de la institución académica. "Haremos una oposición respetuosa, pero activa. Si creemos que los ritmos del rector no son suficientes, le pediremos más agilidad", añade. Este explica, además, que se actuará también con aclaraciones en los consejos de gobierno o con enmiendas a las propuestas del Rectorado, entre otros asuntos.

Objetivos inmediatos

Entre los objetivos más inmediatos de Plataforma está el Claustro, que es el máximo órgano de representación universitaria y que ha agotado su mandato. Antes de diciembre deben celebrarse las elecciones para renovar a sus representantes. El grupo de oposición es consciente de la importancia de conseguir que sus miembros y sus ideas estén presentes en este organismo, ya que será el encargado de elaborar los nuevos Estatutos de la institución académica. "Apostamos por hacer una mínima reforma de los Estatutos porque creemos que han funcionado bien, aunque no ha habido tiempo para que se desarrollasen al completo. Eso sí, sabemos que hay que adaptarlos a los nuevos tiempos, ya que ahora hay normativas que no existían cuando se aprobaron los actuales", apunta Rafael Navarro.

Diseñar la política que se llevará a cabo con el Claustro resulta esencial porque ese órgano, además de elaborar, aprobar y reformar los Estatutos, tiene la competencia de hacer los reglamentos y convocar con carácter extraordinario las elecciones a rector. Asimismo, los claustrales deben debatir los informes y propuestas que le sean presentados y votar mociones relacionadas con estos. Este órgano tiene competencia para formular recomendaciones y propuestas y para elegir al Defensor Universitario y crear su reglamento orgánico.

Otras líneas de actuación

Plataforma abordará en los próximos meses otras cuestiones como, por ejemplo, las titulaciones en las que todavía no se ha comenzado a trabajar para adaptarlas al Espacio Europeo de Educación Superior, la financiación de la institución y la reserva de plazas, entre otros temas.

Etiquetas