Despliega el menú
Zaragoza

ZARAGOZA

El TSJA anula el plan de Aceralia por no ser racional y primar el interés de la empresa

El Ayuntamiento recalificó el suelo para 2.344 viviendas con el fin de llevar la industria fuera del Picarral. Saica gana el recurso contra el millonario convenio y se abren numerosas incógnitas jurídicas y económicas.

La Sala de lo Contencioso-Administrativo (sección primera) del Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) ha anulado el plan de Aceralia. Su dictamen se basa en un informe pericial del Colegio de Arquitectos de Aragón que estima que la ordenación es irracional, "solo atiende a los intereses de las industrias promotoras", que no se contemplan los equipamientos necesarios y que se incumple la altura máxima.

El Ayuntamiento de Zaragoza recalificó los suelos de la antigua industria para construir 2.344 viviendas con el objetivo de sufragar el traslado de la fábrica y otras 13 firmas más fuera del barrio del Picarral. Pero el grupo Saica (situado al lado de Aceralia) presentó un recurso contra la propuesta del millonario convenio municipal que se aprobó en 2003, en época de PP-PAR. No obstante, no fue hasta 2005 cuando se ratificó definitivamente con el gobierno PSOE-CHA.

 

Ahora, con esta sentencia a favor de la papelera, se abren numerosas incógnitas jurídicas y económicas. Aceralia ya había vendido los suelos por 78 millones de euros y una parcela en el Parque Tecnologico del Reciclado, valorada en 9,2 millones a la sociedad Fuentemed.

El informe en el que se basa el fallo judicial considera que la ordenación residencial propuesta no "puede ser calificada como racional, porque no responde a ninguna planificación previa que debió recogerse anticipadamente en el Plan General aprobado poco antes del convenio".

Pero va más allá y asegura que el plan "solo atiende a los intereses de las industrias promotoras del mismo, y no al general". De hecho, señala que se eligió el momento en el que "las plusvalías expectantes de la recalificación de los terrenos de autos se equilibraron con los calculados costes del traslado de aquellas industrias".

Además, apunta que los sistemas para espacios libres, los equipamientos (educativo, deportivo, social y polivalente), el sistema local viario y de aparcamiento previstos "son inferiores" a los que marca la Ley Urbanística de Aragón. El informe también hace referencia a las alturas de los edificios, que según el plan varían entre 11 y 17. El Colegio de Arquitectos de Aragón indica que "debería respetarse, salvo excepciones justificadas, la altura máxima fijada al efecto como norma general en la ordenación urbanística".

Por todo ello, la Sala de lo Contencioso-Administrativo considera nulo "por su disconformidad a derecho" el millonario convenio municipal. El plan de Aceralia deja tras de sí un largo proceso que comenzó cuando el Ayuntamiento, gobernado por el PP, alcanzó a principios de 2003 un acuerdo para sacar a esta empresa y otras 13 empresas fuera del Picarral. Desde entonces, Saica lucha contra este convenio. En febrero de 2003, pidió al TSJA la suspensión de un punto del Plan General que permite al Ayuntamiento firmar acuerdos para trasladar las industrias. Pero, a pesar de haber informes municipales en contra, PP y PAR aprobaron en mayo de 2003 el convenio. En marzo de 2004, Saica lo llevó a los tribunales (ha interpuesto hasta tres recursos).

Sin embargo, Urbanismo recalificó los suelos de Aceralia y los entonces socios de gobierno PSOE y CHA lo aprobaron en 2005 con 2.344 viviendas. No obstante, finalmente, el TSJA ha dado la razón a Saica.

Etiquetas