Despliega el menú
Zaragoza

EXPO 2008

Trabajan 24 horas al día en el Náutico para llegar a la Expo

La crecida del Ebro ha representado un nuevo retraso en esta obra crítica que es imprescindible para la navegación fluvial.

La avenida ordinaria del Ebro ha supuesto un nuevo retraso en el largo capítulo de demoras que ha sufrido este proyecto. La subida del cauce ha hecho que los accesos hayan quedado anegados, al igual que la cimentación de las pilas para colocar la pasarela que unirá el Náutico con el puente de Hierro. También los pilotes que soportan el pantalán del principal embarcadero de la Expo han quedado bajo el agua, lo que ha obligado a cambiar el plan de trabajo y seguir el grueso de la obra por arriba mientras se seca el terreno por abajo.

Para paliar el retraso generado por la crecida, se ha incrementado el número de operarios y se han ampliado los turnos de trabajo. El jefe de Obras Especiales de la Expo, Miguel Zueco, explicó que hace ya varias semanas que se trabaja también de noche para poder llegar: "El plazo es muy justo y se hará todo lo posible. Dentro de lo crítica que es esta obra, la crecida ha supuesto un incidente más". "Habrá que esperar hasta que el terreno se seque e incluso compactarlo con zahorra para que se pueda volver a trabajar en la parte de abajo en condiciones de seguridad y comodidad", añadió. Otro de los problemas es que tampoco por ahora se puede incorporar a muchos más de 30 operarios porque es "un sitio muy reducido". Los trabajos esta semana se centran en poner la losa de hormigón del primer forjado y continuar con los trabajos del segundo, que estará terminado a final de abril.

Asimismo, hasta que no baje el caudal es imposible subir las piezas de la pasarela metálica, que se habían dejado abajo, para montarlas: "Teníamos cuatro pequeñas y dos grandes, de 23 metros de alto y 20 de largo, que no podremos unir hasta que el río nos lo permita". Zueco señaló que todos los tramos de la pasarela están ya fabricados en Sevilla y se quería haberla tenido medio instalada para marzo, pero debido a la crecida habrá que esperar para verla acabada a finales de mayo: "Aún así faltará la decoración, el pavimento de madera y la iluminación de este nuevo paseo de 200 metros de longitud". Por otra parte, recordó que en Lugo se están fabricando desde final de febrero las piezas de aluminio marino, de tres metros, que llegarán a Zaragoza listas para ser puestas en las fachadas: "En mayo ya se verá alguna colocada", adelantó.

Por último, Zueco no descartó que las obras antes de junio puedan verse de nuevo afectadas por una nueva crecida: "El Náutico antes se inundaba siempre y ahora igual, pero la CHE no nos da la previsión con tanto tiempo".

Etiquetas