Despliega el menú
Zaragoza

EXPO 2008

Roque Gistau: "El presupuesto se va a cumplir y no habrá agujero económico"

El presidente de Expoagua (Bielsa, 1946) es ingeniero de Caminos y licenciado en Ciencias Empresariales. Estuvo al frente del Canal de Isabel II entre 1988 y 1995, presidió la empresa Aguas Andinas (Chile) y ejerció de delegado general de Aguas de Barcelona en Madrid.

Quedan 100 días para la inauguración y 40 pabellones no están en obras ¿Le quita el sueño?

Pues no, porque el sueño ya no me lo quita nada. Pero me ocupa. Hay que intentar que arranquen cuanto antes. También he dicho que se partía de 60 países y estamos en 103. Si media docena se retrasan un pelo tampoco pasa nada. Eso ha pasado en todas las exposiciones. Es bueno no dramatizar y mirar hacia adelante.

Pues el director de Construcción dice que el riesgo es altísimo.

Tenemos una responsabilidad directa sobre lo que tenemos y una indirecta sobre lo que hacen otros. Hemos puesto todo tipo de facilidades para que los países estén arropados. Hemos creado una oficina única, y nos comprometemos a reducir a una semana la tramitación de los proyectos. Además, hemos creado un registro de empresas para hacer las obras. Y estamos dispuestos a echar las manos que hagan falta.

¿Cuántos participantes habrá finalmente, descontadas las renuncias (ya van tres)?

En los 103 están ya descontados. No creo que caiga ninguno más.

Faltan algunos países importantes, ya sea por su peso geoestratégico o por su experiencia en gestión hídrica y ambiental. ¿A quién echa usted en falta?

Me hubiera gustado países que tienen mucho que aportar. Reunido Unido, Canadá y Estados Unidos. Pero como tantas veces he dicho, el eje del mundo se ha desplazado del Atlántico al Pacífico. Y tenemos la presencia de todos los países del Pacífico, los que tienen más población y mayor crecimiento: China, la India, Japón y Corea.

¿El Pabellón Puente es la única obra que va ajustada de plazo o le preocupa alguna otra?

Hoy no me preocupa ni el Pabellón Puente. Lo crítico lo hemos salvado. En esta Expo vamos a batir dos o tres récords de plazos de obra civil. Uno de ellos es del Pabellón Puente, porque hacerlo en dos años es una locura, una machada. Hemos tomado un gran riesgo, pero si acertamos con esta pieza habrá valido la pena para Zaragoza.

Pero se acabará el día inaugural y hace menos de un mes se decía que estaba en estado crítico.

En la medida que vas avanzando en la construcción, el riesgo es menor. Y tenemos tiempo de reacción. Pero los riesgos son ya de menor relevancia. Imagínese que se nos capota el Pabellón Puente en el lanzamiento, pues no hubiéramos tenido ni pasarela ni Exposición. ¿Qué nos puede pasar? Pues que en alguna parte interior se reduce un trozo. Es un éxito notable haber hecho esta Expo con estos plazos.

Las prisas de última hora encarecerán las obras. ¿Cuánto acabará costando la Expo?

En esta historia hemos sido muy realistas. Se manejó un presupuesto en la candidatura, de estimaciones hechas sin proyectos en marcha. Cuando hicimos los proyectos, la cifra que dimos era de 720 millones de euros. Esa cifra no la muevo porque ya tuve en cunta la cobertura de deslizamientos de costes, que se producen en todas las obras.

El arquitecto del Pabellón de España calcula que el Pabellón Puente se disparará hasta los cien millones.

No es verdad. No quiero dar la cifra porque estamos haciendo números. Pero estaremos lejos.

Anuncian casi 5.000 espectáculos, pero no han confirmado artistas de impacto internacional. ¿Han cerrado algún contrato?

Se han cerrado bastantes, pero no me los sé. Está bastante cerrado, pero quieren hacer una presentación de espectáculos.

Déjenos tranquilos a todos y diga algún nombre, si lo tienen.

Lo están cerrando. La cosa va bien, pero también es verdad que tenemos el dinero que tenemos. Y esto juega mucho en las decisiones.

¿Qué opina de la política comercial de los hoteles, que han disparado sus precios?

Eso es lo que dicen. Pasa con Zaragoza y con ferias como la de Smagua, cuyo salón presido. El gran lamento de todos los participantes es el precio y la disponibilidad de plazas. Confío en la responsabilidad del sector. Obviamente, cobrarán más, pero no creo que se pasen de lo que suelen cobrar en temporada alta.

¿La Expo puede morir de éxito?

Siga leyendo la entrevista en la edición impresa de HERALDO DE ARAGÓN.

Etiquetas