Teruel
Suscríbete por 1€

teruel

Reconstruir el convento del Desierto de Calanda costará entre 8 y 10 millones de euros

El Ayuntamiento, que compró el monasterio a una sociedad agrícola por solo 93.000 euros, acaba de encargar el plan director de obras

El interior de la iglesia del convento del Desierto de Calanda, sin techo e invadido por la maleza.
El interior de la iglesia del convento del Desierto de Calanda, sin techo e invadido por la maleza.
Antonio García/Bykofoto

El Ayuntamiento de Calanda ha decidido reconstruir el monasterio del Desierto, un inmenso edificio de 6.000 metros cuadrados levantado en el siglo XVII que, debido a múltiples avatares, ha acabado abandonado y en ruinas. A falta de un proyecto concreto para darle utilidad que se elaborará en su momento, la idea es transformarlo en hotel y punto de encuentro de artistas, enlazando con el potente legado cultural que el cineasta Luis Buñuel dejó en su localidad natal.

Tras comprarlo a una sociedad de agricultores por una cuantía simbólica –93.000 euros– y finalizar los trámites que lo convierten en el propietario legal del edificio, el Consistorio de Calanda ha empezado a realizar las primeras gestiones para lograr sus propósitos. En concreto, acaba de encargar al estudio de arquitectura de José Fernando Murria, en Alcañiz, el plan director de obras, que marcará la hoja de ruta a seguir para recuperar el convento, antaño habitado por monjes de la Orden de los Carmelitas Descalzos.

El arquitecto José Fernando Murria recuerda que las gigantescas dimensiones del monasterio le han valido al edificio el apelativo popular de ‘El Escorial de Aragón’, al tiempo que convierten la tarea de rehabilitarlo en todo un reto.

Vista general del monasterio, al que se llega por una complicada red de senderos que se entrecruzan.
Vista general del monasterio, al que se llega por una complicada red de senderos que se entrecruzan.
Antonio García/Bykofoto

Murria alerta de que el convento está devastado y "totalmente abandonado", pues no tiene tejados, faltan sillares en la mayoría de los muros y la cúpula de la iglesia se sujeta "milagrosamente" en elementos que casi han desaparecido por completo. Agrega que el inmueble ha sufrido "un saqueo por todos los lados".

Ante esta situación, el arquitecto calcula, inicialmente, que rehacer el convento costará de 8 a 10 millones de euros, una cuantía a la que habrá que sumar entre un 10% y un 12% más para su equipamiento. Aconseja que su rehabilitación esté orientada desde el principio a un modelo de negocio concreto, a fin de lograr una mayor funcionalidad del edificio. No obstante, Murria recalca que nos encontramos todavía en una fase preliminar. "Ahora, tenemos que saber de qué espacios disponemos para poder programar qué hacer con el convento".

En busca de financiación

El alcalde de Calanda, Alberto Herrero, se ha puesto manos a la obra para encontrar la fórmula de acceder a líneas de subvención que permitan afrontar con garantías el elevado coste de la restauración. Herrero menciona los Fondos Next Generation de la Unión Europea –destinados a reparar los daños económicos y sociales causados por la pandemia de covid– o el Fite, el Fondo de Inversiones de Teruel, que financian a partes iguales los gobiernos central y autonómico. El regidor adelanta que la rehabilitación tendrá que realizarse "por fases", dependiendo de la financiación disponible.

El Ayuntamiento ha vallado ya todo el perímetro del monasterio y ahora está a la espera de que finalice el plan director de obras, algo que podría ocurrir en el plazo de cuatro o cinco meses. Una de las primeras acciones consistirá, según Murria, en investigar la parte del convento que ha desaparecido, para poder reconstruirla. A juicio del arquitecto y dado el importante coste de los trabajos, sería conveniente que la empresa o empresas que vayan a gestionar el funcionamiento del edificio con posterioridad "se impliquen ya en su restauración".

El Desierto de Calanda, donde se levantó el convento carmelita, debe su nombre a la despoblación del paraje, situado a 12 kilómetros del casco urbano de la localidad y al que se llega por una compleja red de senderos que se entrecruzan. Fundado en 1682, sufrió graves daños en la Guerra de Sucesión Española, así como durante un incendio y también en la Guerra de la Independencia. Llegó a contar con 40 religiosos carmelitas que buscaban una vida de austeridad y aislamiento.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión